¿Cuánto vale una reforma integral en la cocina?

Junto con el baño, la cocina se convierte en una de las estancias que más se desgasta debido a las condiciones que tiene. Los cambios de temperatura y la humedad hacen que los materiales, revestimientos, instalaciones y acabados sufran más y se deterioren. En el caso de las cocinas, cada vez tienen más importancia en el hogar ya que el estilo de vida de las personas ha ido cambiando y ahora pasamos mucho más tiempo en esta estancia. Se ha convertido en un lugar protagonista de la casa y por ello uno de los espacios que más se reforma.

Antes de empezar hay que tener proyecto bien definido, pero este proyecto variará dependiendo de lo que te quieras gastar en la reforma o del uso que le vayas a dar a esa cocina, no es igual gastarte un dinero en tu cocina propia que en un piso que posteriormente vayas a poner en alquiler o que sea para una segunda residencia.

Te recomendamos algunos consejos que debes tener en cuenta y no olvidar a la hora de proyectarla. Hay algunos determinados elementos que si deben ser de buena calidad y no debes escatimar, por ejemplo, en el mobiliario, los electrodomésticos, la encimera y los revestimientos.

  • Tómate tu tiempo para proyectar bien la obra que deseas realizar. Piensa en el largo plazo a la hora de imaginarte la cocina y los resultados. Si tienes un presupuesto más ajustado, ten en cuenta el estado actual, presta atención en los muebles y comprueba si se pueden reutilizar para economizar y guardar ese dinero para el cambio de instalaciones por ejemplo.
  • Piensa bien la calidad de los materiales antes de comenzar, eso va a ser determinante a la hora de redactar el presupuesto. Aquí también es recomendable pensar a largo plazo, como ya hemos dicho, ahorrar en los materiales puede que abarate ahora el presupuesto peor te verás obligado a meterte en otra reforma en poco tiempo, sin llegar a rentabilizar esta reforma. Puede resultar contraproducente porque quizá tengas que cambiar hasta los materiales que pensabas que estaban bien a que las uniones se ha podido deteriorar o desgastar del contacto con un material de mala calidad.
  • Ten en cuenta la mano de obra. Es un gasto difícil de calcular y que normalmente olvidamos cuando estamos presupuestando. Si escogemos unos profesionales que no nos cobre mucho la hora, no podemos esperar unos grandes resultados, puede que no lleguen a ejecutar correctamente los trabajos o incluso que solo cambien la parte visible de las instalaciones. Si pedimos que nos coloque los azulejos pero no se hace un buen alicatado, acabarán rompiéndose mucho antes de lo debido y puede incluso que roma el resto de la instalación. Pregunta a amigos o familiares acerca de buenos profesionales y comprara los presupuestos que dan y las garantías que incluyen. Detenerte un tiempo en elegir un buen profesional te ahorrará muchos quebraderos de cabeza. Cuando tengas los presupuestos delante, compara las partidas que incluyen, los materiales y los plazos.

 

Desglosamos un presupuesto para la reforma de una cocina con precios aproximados. Por supuesto va a depender del tamaño de nuestra cocina y de los materiales que vayamos a utilizar finalmente. Suponiendo una cocina de 6m2 con unas calidades medias presupuestamos:

  1. Demoliciones y escombros

Incluimos la demolición de azulejos, baldosas, picado de las paredes, retirada de muebles, molduras de escayola, levantamiento de suelos y el desescombro al contenedor o vertedero habilitado.

Este trabajo realizado por dos albañiles, puede durar dos días aproximadamente y rondar entre los 600-700 euros

 

  1. Alicatado de las paredes

Sobre las paredes donde hemos retirado el antiguo revestimiento colocamos un mortero a modo de enfoscado para colocar sobre este el nuevo alicatado.

Los materiales más utilizados suelen ser el azulejo o el gres cerámico. Esta segunda en general se usa mucho ya que son muy resistente al deterioro y fácil de limpiar ya que no se queda suciedad en las juntas. Además encontrarás una gran variedad de diseños y formatos. Para que el trabajo esté bien realizado, cuenta con un buen profesional que normalmente te cobrará por metros cuadrados. Esta partida junto con la de la colocación de suelos es bastante cara, rondando el 20% total de toda la reforma de la cocina

Azulejo cerámico de calidad intermedia añadiendo la mano de obra rondaría los 65 euros por metro cuadrado de superficie.

Aquí si que va a depender mucho el precio de las dimensiones de la cocina y de los materiales que finalmente decidas colocar.

 

  1. Colocación de los suelos

Normalmente nos decantamos por una baldosa porcelánica por los buenos resultados que ofrece y la relación calidad precio. Otra opción puede ser volver a optar por un pavimento cerámico de gres.

Baldosa porcelánica incluyendo la mano de obra sería alrededor de 40 euros por metro cuadrado, optando por una calidad media-alta de baldosa.

Si por el contrario nos decantamos por una opción con un poco más de calidad y elegimos un pavimento cerámico de gres y le añadimos la mano de obra, el precio rondará los 80 euros por metro cuadrado.

 

  1. Pintura

Si decides dejar alguna de las paredes sin alicatar y solo con una mano de pintura es suficiente te ahorrarás bastante dinero. Conseguirás unos buenos resultados por 200-250 euros en total por toda la cocina pintada.

  1. Suministro e instalación de nuevos muebles

Esto es un punto muy importante, tanto por el valor estético como por la funcionalidad que vaya a tener en un futuro nuestra cocina. Por otro lado es complicado estimar esta partida por la variedad de precios tan amplia que puedes encontrar en el mercado con calidades similares. Esto puede suponer hasta el 30% del presupuesto total.

Dependerá de la calidad de materiales que estemos buscando, no será igual un mobiliario de madera maciza que uno laminado. Por otro lado si queremos un mobiliario hecho a medida o uno standard.

El mueble de almacenamiento de la cocina está formado por una estructura, el casco a la que se le añaden baldas y separadores para poder almacenar. Donde más variedad hay es en la calidad de las puertas y en los tiradores ya que podemos encontrar gran cantidad de estilos y acabados.

Si optamos por el más sencillo, un bueno de panel liso blanco brillante, el precio por metro lineal rondaría los 200 euros por metro. Por lo tanto si tenemos 5 metros de cocina serían 1.000 euros.

 

  1. La encimera

Este punto también es muy importante y te recomendamos encarecidamente que tengas un pensamiento a largo plazo a la hora de pensar en los materiales. La encimera suele ser uno de los elementos más caros de la cocina, suponiendo hasta el 20% del presupuesto total. Si elegimos una encimera laminada será mucho más económica que una de mármol natural pero los resultados no serán los mismo. Te aconsejamos quedarte en una encimera de calidad media-alta. Por ejemplo una encimera porcelánica que ronda los 350 euros el metro lineal. Si nos decantamos por una piedra natural, una de las más económicas es el granito que rondaría los 225 euros por metro lineal.

 

  1. Instalación de un falso techo

Este paso resulta muy importante para que puede ir las instalaciones de fontanería y electricidad. Puede hacerse de yeso, escayola o de pladur. Esta partida resulta bastante económica en relación al coste final.

Lo habitual en un falso techo de pladur será 20-25 euros por metro cuadrado incluyendo la mano de obra y el material. Si quisieras la colocación de molduras en los bordes o incluso dibujos, tendrías que consultar el precio ya que puede ascender a los 30-35 euros por metro cuadrado.

Puedes pintar posteriormente este falso techo de un color un poco más claro que las paredes para dar más sensación de profundidad. El precio rondaría los 200 euros en total.

 

  1. Cambio en las carpinterías

La colocación de una ventana nueva de aluminio, incluyendo por supuesto la retirada de la anterior y su transporte al contenedor dependerá del material y de las medidas de la ventana. Si por ejemplo escogemos madera laminada en una ventana de 140×120 cm el precio rondaría los 350 euros, si la escogemos de aluminio será más económica, 280 euros y si fuera de PVC y también queremos añadirle una persiana, el precio rondaría los 390 euros. (precio orientativo).

  1. Renovación de las instalaciones
  • Electricidad: Debemos comprobar si la instalación actual sigue cumpliendo la normativa vigente. En el caso de que no es necesario retirar la canalización y colocar un nuevo cableado respetando siempre la distancia de seguridad con las cañerías de agua, no solo en los tubos, sino también en los enchufes y puntos de luz. Se incluye en esta partida las cajas ubicadas en la cocina para dos puntos de luz en el techo, interruptor simple, varios enchufes, las tomas de luz de los electrodomésticos (horno, microondas, lavavajillas, vitrocerámica y del frigorífico). El precio puede rondar los 1.000 euros en total en el caso de que hubiera que cambiar la instalación completa, si solo fuera instalar nuevos puntos de luz y cambiar los enchufes, el precio desciende a 400-600 euros.

Si también tenemos que colocar la campana extractora es necesario añadir unos 250 euros mas o menos.

  • Fontanería: Si la cocina tiene más de 40 años, seguramente tenga tuberías de hierro o plomo que como sabrás están completamente prohibidas en la normativa vigente, por lo tanto deberás cambiarlas. Ten en cuenta que una instalación de agua tiene una vida media de 20 años aproximadamente, así que revisa cuando se instaló la de tu vivienda y aprovecha para una renovación y garantiza un funcionamiento duradero y correcto. Se incluye en la instalación tuberías de cobre para el agua fría sanitaria y caliente sanitaria y los desagües de PVC para el fregadero y las tuberías de PVC para el agua fría sanitaria de los electrodomésticos. Incluiremos también las llaves de corte para separar la instalación de la cocina con la del baño. El precio rondará los 900 euros si no tenemos que hacer una renovación completa de la instalación y los 1900 si sí fuera necesario.

 

  1. Electrodomésticos

Suponiendo que queremos elegir unos electrodomésticos de gama media que nos garanticen una alta calidad y una durabilidad considerable, podemos encontrar electrodomésticos como:

  • Vitrocerámica: 250 euros
  • Horno: 300 euros
  • Microondas: 220 euros
  • Lavaplatos: 450 euros

Otros accesorios como:

  • Fregadero: 150 euros, si elegimos un fregadero más exclusivo de dos senos el precio puede ascender a los 250 euros
  • Grifería: 130 euros

 

 

Reformas para modernizar tu casa

Una reforma integral puede ser el momento perfecto para adaptar tu casa a los cambios que se van acontecimiento en tu vida. Nuestras necesidades van cambiando y es importante que nuestra casa se ajuste para que siga siendo un ambiente cálido y confortable. Debemos siempre conseguir sentirnos como realmente somos en nuestra vivienda y tener esa sensación de calor del hogar cada vez que cruzamos por la puerta.

Te recomendamos que eches un ojo a estos consejos sobre las tendencias para modernizar tu casa y hacerla más práctica y funcional.

 

  1. Maximizar los usos de los espacios

Aprovechar a máximo las oportunidades que nos presentan cada una de las habitaciones de nuestra casa. Preguntarnos qué habitaciones son las que utilizamos menos y cómo le podríamos dar una nueva vida. Por ejemplo habitaciones como los sótanos que se convierten en trastero, pueden convertirse en salas de ocio, despachos, sala de lectura o de costura. Crear salas recreativas para tus hijos, deja volar tu imaginación. Puedes sorprenderte a ti mismo colocando un gimnasio y sobretodo proponerte a usarlo!.

 

  1. Teletrabajo en casa

La tendencia al teletrabajo es una obviedad y se ha convertido en la normalidad en nuestros días. Además esto es una tendencia que no hace más que crecer. Reformar los espacios de tu casa para darle un toque de oficina también puede ser un acierto y hacerte mucho más fácil el día de trabajo. Lo más importante es crear espacios que puedan utilizarse de ambas maneras, tanto como parte de la vivienda como para trabajar. Ejemplos de estas estructuras que te ayudan a aprovechar el espacio y darle otra vida a espacios en desuso son los muebles empotrados que se pueden esconder o usar dependiendo del momento del día y de la necesidad que uno tenga. También mejorar el almacenamiento, ahora necesitarás más espacio para guardar todos esos molestos papeles. Diseñar por tanto muebles que redecoren y además sean completamente funcionales, pueden crearte incluso un ambiente más óptimo para el trabajo, ayudándonos a mantener nuestra concentración, motivación y productividad. Estos cambios y reformas tienen mucha importancia en nuestro estado mental.

  1. Abrir al exterior

Una buena solución que es tendencia es contemplar como parte de la casa las zonas exteriores que tengas. Proyectar de manera que pueda haber una buena circulación entre interior y exterior con fáciles soluciones como puertas de vidrio, correderas, plegables. Pueden ayudarnos a mejorar esa sensación de borrar el límite entre interior y exterior.

Si es posible, abrir grandes ventanales y poder aprovechar la luz natural. Nos ayudará a darle otro enfoque a la casa y a modernizarla en todos sus aspectos.

 

  1. Gimnasio en casa

El problema en la mayoría de los casos es el espacio, pero seguro que hay zonas en casa sin aprovechar lo suficiente a las que les puedes dar un nuevo uso y convertirse en tu mayor aliado. Si todos los espacios de tu casa están con el uso correcto, también puedes modificar algunos tabiques para cambiar la distribución y así conseguir ese nuevo gimnasio que tanto deseas.

El entorno para hacer deporte debe ser adecuado para mantenernos con energía y motivados.

Es importante que sea un espacio aislado para no molestar con la música o tutoriales a la hora de hacer deporte, siempre puedes aislar acústicamente la habitación o colocar muebles que hagan de barrera del sonido.

Procura elegir un espacio con ventanas para poder renovar el oxígeno de la sala. Pinta de colores alegres para abstraerte y sentirte más motivado.

 

Más info.

Reformas mejorar la seguridad en una vivienda

Cuando nos disponemos a hacer una reforma integral en una vivienda, hay determinados aspectos que no debemos pasar por alto. Cambiar las instalaciones de agua y electricidad, mejorar la climatización del hogar. Pero sin duda hay uno en el que la inversión está del todo amortizada. Invertir en seguridad es siempre un acierto y te ayudará a ti y a toda tu familia a dormir mucho más tranquilos.

No solo hay que pensar en un asalto a la vivienda, sino también por ejemplo en la detección de un incendio.

Si estamos dispuestos a embaucarnos en una reforma integral, es muy recomendable prestar atención a estos consejos sobre la seguridad en nuestra vivienda y como mejorarla.

 

SEGURIDAD ANTIRROBO

  1. Mejorar la puerta de entrada

Primero, debemos revisar nuestra puerta de entrada. La inmensa mayoría de asaltos a viviendas se producen a través de la puerta.

Fundamental contar con una puerta de seguridad. Este tipo de puertas las clasifica la norma UNE-EN 1627 y establece 6 grados de seguridad:

  • No presenta ninguna resistencia frente a un ataque que emplee la fuerza. Puerta que se puede abrir con herramientas clásicas y sin tener que ser un profesional. Dar patadas, arrancar el pomo, son algunas de las actuaciones que se pueden llevar a cabo para conseguir entrar. Por muy mala calidad que tenga la puerta, estará en este grado por lo tanto, no es nada recomendable que nuestra sea de este tipo.
  • Puerta que se puede abrir con herramientas más complejas como destornillador, alicates, sierras, cuñas de plástico, etc. Se podría decir que un ladrón en 3 minutos podría abrir la puerta de la vivienda si contara con alguna de estas herramientas.
  • Presenta resistencia. Para abrir esta puerta se necesitan herramientas aún más complejas como un martillo, taladro o punzones. Significa que un ladrón tardaría 5 minutos en conseguir abrirla si posee estas herramientas.
  • Un ladrón dotado de unas complejas herramientas sería capaz de abrir la puerta alrededor de 10 minutos.
  • 5 y 6. Se trata de puertas de alta seguridad. Normalmente no se instalan en viviendas sino en naves, comercios, oficinas. Se presupone que un ladrón tardaría en abrirla alrededor de 15 minutos.

A partir del grado 3 las puertas ya se consideran de seguridad (en viviendas con riesgo bajo) y son a partir de esta las que recomendamos cuando estás haciendo una reforma integral.

En viviendas que tienen un riesgo medio, es decir, viviendas en comunidad que tienen vaivén de los vecinos, sin vigilancia, etc. La recomendación es que tengas un puerta como mínimo de grado 4. Por último, para viviendas aisladas o comercios, recomendamos puertas de grado 5.

  1. Cerraduras y mirillas.
  • Cuando alguien trata de forzar nuestra puerta de entrada, lo hace en el punto más débil; la cerradura. Es muy importante a la hora de hacer la reforma que recuerdes que te instalen una cerradura con un cilindro anti-bumping. Cuando los ladrones tratan de romper la cerradura dándole golpes, lo que hacen es hacer saltar los pistones del cilindro de la cerradura, esto es lo que se conoce como bumping.
  • La mirilla tal cual la conocemos se ha ido renovando. En la actualidad hay mirillas con la más alta tecnología que incluyen una pantalla para poder ver incluyo desde nuestro móvil a través de una App, por lo tanto se quedará grabado en tu móvil todo lo que pasa por delante de tu puerta. También incluyen un campo de visión mucho más amplio y sin ángulos muertos.

  1. Ventanas

Otro punto importantísimo para evitar los asaltos indeseados. No resulta difícil entrar en una vivienda por la ventana, especialmente si son plantas bajas, primeros o incluso segundos. Dependiendo de la ventana que escojamos tendrá un grado de seguridad u otro.

Cambiando las ventanas además también estás invirtiendo en aislamiento evitando que pérdidas de calor por los puentes térmicos de las carpinterías.

Una ventana de seguridad se caracteriza por tener:

  • Cerradura de seguridad. El cierre está reforzado con pernos, por lo general, para impedir que puedan ser forzadas.
  • Vidrio grueso. Para que una ventana sea de seguridad suelen tener un vidrio más grueso de lo común. Esta inversión no solo es importante para la seguridad de tu vivienda, sino también para el aislamiento tanto térmico como acústico.
  • Contar con un cristal anti impactos. Esto es importantísimo. Se trata de vidrios de seguridad que permite que la ventana pueda resistir presiones e impactos sin llegar a partir.
  • Ventanas herméticas. Los perfiles de la carpinterías sueldan térmicamente de tal manera que no haya ni tornillos ni pegamento que pueden ser más elementos franqueables.
Más info.

Suelos para una reforma integral

Todos los detalles cuentan y tienen su importancia a la hora de hacer una reforma integral. La elección de los materiales que usarás también es una de las decisiones más importantes y es normal que tengas dudas debido a la gran variedad que hay.

El que un espacio parezca más o menos confortable, que cuente con tu personalidad, más frío o más cálido, más rústico o más elegante, todas estas decisiones se tienen que tomar con una consideración previa porque te acompañaran cada día durante mucho tiempo en casa.

En este artículo te daremos algunas pautas a seguir en la elección de un buen material para cada uso y estancia.

Antes de empezar tenemos que hablar del presupuesto. Cada persona se marca uno máximo a la hora de hacer la reforma integral, y eso también pone el límite en el momento de elegir un material u otro. Esta cantidad de dinero se iré dividiendo en las correspondientes partidas de la reforma y una de estas serán los materiales (de mayor o menor calidad según el presupuesto). La ayuda de unos buenos profesionales puede ser crítica para que esto no sea del todo así, y poder conseguir muy buenos materiales y resultados con un presupuesto más humilde. Lo importante es administrar bien el dinero y no despilfarrarlo, actuar con cabeza y asesorado.

Los materiales y acabados te darán la posibilidad de crear diferentes ambientes que luego tu mismo reforzarás con mobiliario y decoración.

Cuanto más decididos tengas los materiales que vas a utilizar, más preciso será tu presupuesto.

Ten en cuenta que intervienen mucho factores en el hecho de elegir un material u otro ya que no es igual el tipo de casa (de la playa, en el campo, piso en el centro de la ciudad), el estilo decorativo que más se adapta a ti (minimalista, recargado, arriesgado, alternativo, ecológico), o por ejemplo las condiciones climatológicas del lugar. Dependiendo de estos aspectos entre otros, tendrás que elegir materiales.

Aquí te dejamos algunos consejos a tener en cuenta a la hora de la elección:

 

  1. Busca equilibrio y unidad entre los materiales que elijas.

No significa que no se puedan crear contrastes para cambiar de estancia, sino que es importante que exista una armonía global en la vivienda. Por ejemplo, puedes combinar un suelo de parquet en la vivienda y en los cuartos húmedos como cocina o baños, utilizar baldosas hidráulicas. Estos contrastes casan a la perfección y le da un aspecto muy moderno.

 

  1. Haz distinción entre los materiales interiores y los exteriores.

Utiliza cada uno de los materiales donde corresponda. No es recomendable mezclarlos ya que no están destinados para eso y pueden surgir luego problemas. La durabilidad y resistencia de un material va ligada a las características del ambiente. Colocar baldosas en la terraza no será la mejor idea, aunque sean resistentes, lo son para el interior de la vivienda donde no hay cambios tan drásticos de temperatura. Mejor colocar algún tipo de piedra que nos garantice calidad.

 

  1. Apoyarte en el material para las sensaciones.

Si tu casa no cuenta con muchos metros cuadrados, puedes sacar partido del material y apoyarte en él para que parezca más grande. Por ejemplo, en un baño de dimensiones reducidas puedes optar por baldosas de dimensión media – grande para evitar que haya muchas juntas y en tonos claros. Si te gustaría que tu salón diera sensación de calidez puedes optar por parquet o tarima para lograrlo.

 

  1. Porcelánicos.

Es importante pensar en el mantenimiento que necesita cada material y el tránsito que tiene nuestra casa. Hay veces que por mucho que nos guste un tipo de suelo, no es compatible con el ritmo de vida de la vivienda. Un suelo de madera con una mascota tampoco es de las mejores ideas, puedes plantearte suelos laminados o vinílico que imite la madera. Tendrás unos resultados similares pero resulta más sencillo de colocar (abaratando la mano de obra) y es más resistente.

Del mismo modo pasa en las paredes. Por ejemplo en la cocina, un azulejo que tenga muchas hendiduras donde pueda acumularse suciedad no será una buena idea. Hay que pensar más allá del diseño.

 

Una vez comentados estos consejos, hablaremos de los materiales y cual puede adaptarse más a ti y a tus necesidades.

 

TIPOS DE SUELOS

El suelo es un cambio fundamental para dar un cambio de imagen en la vivienda. Colocar un material de calidad será decisivo y nos dará seguridad, comodidad, confort y aislamiento.

 

  1. Tarima flotante o suelos laminados.

Es uno de los materiales más utilizados en las reformas integrales. No solo por su fácil instalación, sino por los resultados. Dotarás a la vivienda de la calidez que estabas buscando a un precio reducido. No necesitan mucho mantenimiento de acuchillarlos o de barnizarlos, aunque si es cierto que no soportan bien la humedad. Si tu casa está en una zona húmeda y te has decantado por este tipo de suelo, también existen con propiedades de antihumedad pero ya no será tan económico.

 

  1. Parquet.

También es muy utilizado en las reformas para aportar confort, elegancia y buen aislante térmico a la vivienda. Tiene un contra y es el mantenimiento periódico que necesitan, además no resisten muy bien los cambios de temperatura.

 

  1. Cerámicos.

Dependiendo del tipo de barro que se haya usado, dará una calidad u otra. El gres es el suelo cerámico más popular con una durabilidad muy alta ya que está formado por una clase de barro muy resistente. Si es una baldosa gres rectificado además de ser muy resistente, será fácil de limpiar y de mantener, claro está que la cerámica no dará la sensación de calidez que te puede aportar la madera. También cabe señalar que no son muy resistentes ante los golpes secos y no es de extrañar que se rayen.

  1. Porcelánicos.

Son suelos cerámicos pero hechos con una sola cocción, de tal manera que son más resistentes frente a roturas y además permiten la imitación de otros materiales como por ejemplo de la madera, el mármol o la piedra natural. Tiene una solida composición y apariencia, por lo que se puede incluir en espacios de gran afluencia y tránsito o incluso en fachadas. Estos suelos absorben muy poco agua y no tienen problema en los cambios bruscos de temperatura. Al ser tan resistentes, puedes encontrar baldosas de mayor tamaño que de cualquier otro material.

 

  1. Vinílico.

Es un suelo autoadhesivo que se instala bajo planchas o en láminas, por lo tanto su instalación no requiere de gran dificultad. Son bastante económicos, fáciles de limpiar y la variedad en sus diseños es infinita. Puedes colocarlo en cualquier parte de la casa pero hay que tener en cuenta que su calidad y resistencia no es muy elevada ya que su principal componente es el plástico.

 

  1. Piedra natural.

Es una muy buena opción como material para tu reforma integral. Puede que su precio es lo menos atractivo, pero si puedes permitírtelo, es un acierto seguro. El tipo de piedra que utilicemos hará variar su coste sustancialmente. Son suelos resistentes, garantizan durabilidad, versatilidad e impermeabilidad. Además puede convertirse en un elemento clave de la decoración de tu casa, por lo tanto busca una piedra que se adapte al estilo de tu casa.

Para un suelo interior podemos recomendarte 3 tipos de piedra:

  • Mármol: Una de las piedras naturales más duras y resistentes del mercado. Es una piedra conocida por su belleza y elegancia.
  • Pizarra: Este tipo de piedra tiene la capacidad de adaptarse a todo tipo de estilos. Este tipo de suelos suelen ser resistentes y consistentes. Tiene un tono característico negro, por lo que lo convierte en un aliado muy elegante y exclusivo.
  • Caliza: Puede destacar por su ligereza y simplicidad. Aunque existen una gran variedad de tonos de esta piedra. Ser un material tan poroso también hace posible que se pueda instalar en exteriores.

Dentro de los suelos de piedra natural exteriores recomendamos 2 tipos:

  • Travertino: Se trata de una variación del mármol. Es un material tan bello que convierte cualquier espacio donde se coloque en un espacio exclusivo y único. También tiene unas características internas que lo convierten en un material sencillo para trabajar.
  • Cuarcita: Se trata de un material muy utilizado por sus características. Alta resistencia a los cambios de temperatura, durabilidad y absorción de agua. De manera natural se encuentra en tonos marrones pero es posible que esté disponible en tonos blancos o negros.

  1. Microcemento.

Su aspecto imita al hormigón pulido, por lo tanto si quieres que tu vivienda tenga un aspecto industrial moderno, es una opción que está muy de moda. Este tipo de suelos no genera escombros en la construcción, se adaptan a cualquier superficie (por lo que no hará falta quitar el suelo anterior para instalarlos, excepto si es parquet) y no son porosos, así que tendremos una superficie sin muchas juntas e impermeable. Son suelos que no se deben limpiar con lejía o productos que la contengan.

Reforma integral minimalista

Desde hace un tiempo  ya, la decoración minimalista se ha vuelto una tendencia con muchísimos adeptos. Escoger directamente un estilo a la hora de empezar nuestra reforma nos hará tener las ideas mucho más claras a la hora de elegir materiales, colores, texturas y formas. Si elegimos el estilo minimalista, todo será mucho más armonioso y mejor equilibrado que si elegimos entre todas las opciones sin un rumbo fijo.

Este estilo busca deshacerse de la ornamentación innecesaria, se trata de un estilo en el que el menos es más. Se crean espacios limpios, despejados, con pocos adornos que distraigan de lo realmente importante que engloba la casa, un ambiente de paz.

Se trata de evitar los elementos superfluos que no aportan más que ser un adorno. Por otra parte a la hora de elegir motivos para los suelos o azulejos, estos deben ser lisos y lo más simples posible para centrarse únicamente en la luminosidad y amplitud.

Las paletas de colores que se suelen utilizar en un estilo minimalista son claras, el blanco por excelencia combinado con grises, marrones o negros.

  • No acumules elementos.

Intenta deshacerte de todo lo que no sea necesario evitando que las habitaciones queden recargadas. Trata de hacer limpieza en el mobiliario, accesorios, adornos, etc. Busca elementos sencillos.

  • Almacenamiento.

Trata de usar espacios amplios de almacenamiento que te permitan guardar de forma coherente lo que no quieres dejar a la vista. Estos espacios de almacenamiento tienen que camuflarse con la decoración hasta fundirse. Lo más recomendable son los armarios empotrados o hechos a medida para que encajen perfectamente en el ambiente sin desentonar.

  • Colores claros y lisos.

Lo más normal es que para una decoración minimalista triunfen los colores claros y neutros, puedes combinarlos con colores naturales como madera y hormigón. Gracias a este abanico de colores conseguirás el ambiente de tranquilidad y calma que andabas buscando. No se trata de buscar que todo combine entre sí, sino de que haya armonía entre lo elementos.

  • Vacío.

Que algo esté vacío no significa que sea minimalista. Hay que encontrar el límite entre la funcionalidad y la sencillez. Encontrar un balance que haga que únicamente elementos como el mobiliario y accesorios principales equilibren la casa. De esta manera, los elementos que hayas elegido tendrán más protagonismo aún y se convertirán en los elementos principales del espacio.

  • La luz.

Juega un papel fundamental en el estilo minimalista. La elección de la orientación del mobiliario, de la distribución de las estancias, de la colocación de los puntos de luz, se convierten en cuestiones fundamentales. Intenta que los elementos que aportan luz artificial se mimeticen con el espacio y no desentonen.

 

Si tienes claro que lo que quieres es una casa minimalista y vas a enfrentarte a una reforma integral para conseguirlo te daremos algunos consejos que seguro te serán de gran ayuda.

  1. Baño.

Consigue que tu baño se convierta en un refugio para descansar y relajarte. Como ya hemos dicho, no se trata de que todo sea blanco, sino de que todo sea útil sin recargar el ambiente.

Encontrar el equilibrio para centrarnos en lo esencial.

Para conseguir un ambiente minimalista es importante que todo esté limpio y muy ordenado. Trata de reducir la cantidad de productos de higiene que están a la vista o de mantenerlos bien almacenados.

Colores claros mezclados con azules, verdes o crema, harán que el ambiente del baño sea mucho más calmado. Si consigues combinarlo con elementos naturales como plantas de interior o madera quedará mucho mejor. Los materiales que más predominan son aquellos que parecen poco industrializados por ejemplo la madera y la piedra.

Si tienes espacio, recomendamos una bañera exenta que dará esa sensación de calma a la hora de tomar el baño. También es una buena opción inodoros suspendidos con diseños sobrios y sencillos. Lo importante es siempre llevar la misma línea estética.

  1. Cocina.

Se trata de vivir la cocina con lo mínimo e imprescindible. Que tu cocina se convierta en una oda al orden. Busca siempre la funcionalidad y limpieza a la hora de pensar en los materiales, es decir, los revestimientos que tengan los muebles serán muy importantes para que su limpieza sea fácil.

Te recomendamos que tengas una distribución diáfana, que se vea un ambiente despejado en los pasos o a la hora de elaborar la comida. En los ambientes minimalistas priman las líneas rectas, busca la simetría en los muebles y en la organización.

Intenta encontrar unidad en los revestimientos y colores de la cocina, así favorecerás la sensación de amplitud si tu cocina no tiene muchos metros cuadrados. Si buscas revestimientos con pocas juntas mejor, es decir, que sean continuos.

Cuando vayas a diseñar el mobiliario de la cocina intenta que nada esté a la vista. No incluyas vidrios en las puertas, mejor ciegas. Olvídate de las vitrinas o estanterías que no dan sensación de orden. De igual manera haz con los electrodomésticos. Coméntale al electricista tu idea para que incluya horno, microondas, lavavajillas, etc. Dentro de los muebles y así queden completamente escondidos y manteniendo la unidad.

En cuanto a la iluminación en la cocina aprovecha al máximo la natural, orientando la cocina hacia la luz. En el caso de que sea inviable y tengas que recurrir a iluminación artificial, busca una que sea cálida con focos que se integren en el mobiliario.

  1. Dormitorio.

Las claves son el orden, el equilibrio, la armonía y la pureza. Todo debe girar alrededor de la cama, esta debe tener la mejor ubicación en la sala, por lo tanto la pared donde se coloca el cabecero será la protagonista. Para el suelo se aconseja la naturalidad del parquet, preferiblemente de colores claros y de láminas largas.

Intenta distribuir el dormitorio teniendo en cuenta la iluminación, esto es un aspecto fundamental. Puedes añadir espejos que reflejarán la luz y darán mayor sensación de amplitud.

Cuándo hacer una reforma integral

Hay muchos factores a tener en cuenta si nos estamos planteando una reforma integral. Hay algunos que pasan más desapercibidos que otros, por ejemplo, el momento del año para llevarla a cabo. Debes de pensar en que periodo serás menos molesto para los vecinos o a los inquilinos en el caso de que sea una vivienda ya alquilada.

  1. ¿Cuándo es el mejor momento para hacer una reforma integral?

Habrá veces que la situación te venga sobrevenida y no tengas más remedio que hacer la reforma en el tiempo que toque. Pero también hay casos en los que eres tú quien planea la reforma al 100% por lo tanto calculando los tiempos que tardarán los profesionales en realizar el proyecto y en conseguir los materiales, puedes calcular más o menos en que estación será la reforma.

La verdad que no existe un momento óptimo para hacer la reforma, dependerá en gran medida de las necesidades que haya y de los materiales que se vayan a utilizar.

Es muy común que surjan imprevistos y la reforma se demore o que ciertos detalles que no se habían tenido en cuenta salgan a la luz y hagan que la obra se alargue. Es por esto que a la hora de planificar la reforma, será importante tener en cuenta el periodo que invertiremos y cómo vamos a repartir el año para que nos perturbe lo menos posible.

  • Verano

Es la época del año en la que contamos con más horas de sol y por lo tanto de luz en nuestra vivienda. Esto se evidencia al hacer la reforma ya que por ejemplo en los trabajos relacionados con la electricidad, podrán seguir los profesionales trabajando durante toda su jornada sin problemas de iluminación natural.

Además en verano los días son más largos, por lo que habrá menos problema si tenemos que dejar la casa durante más horas del día, justo cuando los profesionales terminen la labor.

Otro punto muy importante es que si la reforma integral es de mayor calibre y tuviéramos que abandonar la casa, puede coincidir con el periodo vacacional y por lo tanto que coincida con el periodo de estancia de nuestra segunda residencia. Si fuera el caso que no la tuviéramos, es posible que algunos de nuestros amigos o familiares si estén de vacaciones y nos hagan el favor de dejarnos la suya desocupada durante el tiempo que dure la reforma. De este modo, podemos acercarnos a nuestra casa para supervisar la reforma pero con la tranquilidad de tener un sitio donde poder hospedarnos.

Otro factor importante es que en verano la jornada se reduce a intensiva y por lo tanto es menos duradera. Esto puede ser algo a favor para ti pero si son los profesionales quienes lo tienen puede ir en tu contra. Es importante hablar con ellos para conocer sus horas de trabajo y el tiempo estimado que durará la reforma.

Además, el tiempo facilitará mucho las cosas. Piensa que en esta época del año no tendrás problema con las lluvias o con la humedad y por lo tanto habrá determinados trabajos a los que es menos probable que le surjan imprevistos. Las pinturas conseguirán secados mucho más rápido que en cualquier estación del año. También se puede dar el caso en el que nuestra vivienda ya contara con problemas de humedad, sin duda esta será la mejor estación del año para repararlos por completo.

Si tienes pensado hacer trabajos exteriores como por ejemplo reformar la cubierta, incluir placas solares, impermeabilizar una terraza, debes tener en cuenta que los empleados pasarán mucho tiempo en el exterior de la vivienda y por lo tanto si está lloviendo o nevando la reforma se alargará más de lo esperado.

Por último, si tienes pensado cambiar tu sistema de climatización, verano es el mejor momento. No solo porque así podrás estrenarlo en el siguiente invierno, sino que además contarás con todas las garantías porque ha pasado muy poco tiempo desde la obra y si hubiera cualquier problema estará todo muy reciente y los profesionales te lo solucionarán en seguida.

 

También existen desventajas de hacer la reforma en verano y es el momento de comentar para que estés informado de todos los aspectos.

Es probable que algunos de los profesionales estén de vacaciones o por ejemplo los almacenes donde tendrán que abastecerse de los materiales. Antes de empezar con la reforma habla con la empresa a la que vayas a contratar e infórmate de los tiempos que ellos estiman para no llevarte luego sorpresas de que sus intermediarios están de vacaciones.

Te recomendamos que contactes lo antes posible con la empresa de reformas que finalmente te guiará en este proceso para que ellos también puedan organizarse y tener claro el tiempo que podrá dedicarle a tu vivienda y evitar problemas de disponibilidad.

Todo funciona mucho más lento en verano, incluidos los Ayuntamientos. Si es una obra mayor y vas a necesitar licencias, permisos, tasas, te recomendamos encarecidamente que dejes todo completamente tramitado antes de esta fecha. Durante este periodo del año no es fácil contactar con ellos por si surgen dudas, faltan papeles o similar. Es cuestión de organizarse, si lo dejas preparado no tiene porque suponer un problema, pero es importante que lo tengas en cuenta y adelantarte a los contratiempos.

Puede depender en la zona en la que estés haciendo la reforma, ya que no son las mismas temperaturas en Sevilla que en Teruel. El excesivo calor puede ser el culpable de grietas en los materiales como el yeso, el barniz, el cemento o la propia pintura. Piensa cual es tu zona e intenta no apurar hasta el momento con las temperaturas más altas para actuar o quizá tengas que esperar un poco a que vuelvan a bajar.

  • Otras épocas del año.

Te recomendamos que trates de evitar fiestas nacionales que no harán más que entorpecerte la reforma y alargarla. Puede ser el caso del mes de diciembre que además del puente de la Constitución y las Navidades, no es raro que haya jornada reducida o que incluso estén de vacaciones. De igual manera pasa durante la Semana Santa, procura que a la hora de planificar la reforma integral no te pille ese periodo o será una semana perdida y de retrasos.

En primavera también puede ser una muy buena época para realizar la reforma ya que el clima puede ser parecido al de verano, facilitando el secado de pinturas sin humedad y además sin calores extremos. La ventilación natural podrá hacerse sin problema mientras se va realizando la obra. Solo que en esta época hay que tener cuidado con las lluvias que pueden fastidiar y retrasar el proceso.

  • Detalles a tener en cuenta.

Si hay niños en casa o va a haberlos próximamente por un embarazo o similar, te recomendamos que hagas las obras antes. Si la vivienda necesita una reforma hazla antes de que lleguen los niños, puede ser complicado hacer la reforma mientras hay niños en casa ya que el niño puede molestarles o ellos a los trabajadores queriendo jugar por las habitaciones.

 

  1. ¿Cuándo hacer determinadas reformas?

Es probable que nunca encuentres el momento perfecto para hacer determinados cambios en casa aunque te mueras de ganas de hacerlos. Dependiendo del tiempo que tenga tu casa podemos darte algunas pautas para saber que deberías reformar o bien comprar que está en perfecto estado y no se ha deteriorado con el paso del tiempo.

  • Entre 5 y 10 años.

Es probable que la casa no necesite más que una mano de pintura y cambiar la decoración si ya estás cansado de la monotonía. Puedes volver a repetir colores o arriesgar y cambiar una de las paredes, colocar modernos azulejos que combinen con la decoración. Te recomendamos experimentar y empaparte de los blogs y de revistas de decoración para coger ideas.

Pintar suele ser bastante económico para los fantásticos resultados que da. Dotarás a tu casa de un lavado de cara que te servirá para los próximos 5 años.

  • Entre 10 y 15 años.

Es probable que tengas que renovar el suelo. Es normal que esté deteriorado por el desgaste, el tránsito. Los parquets no suelen durar tanto y más aún si tienes niños o mascota. Si por el contrario tienes azulejos, estarán pidiendo relevo con toda seguridad. Si vas a cambiar el suelo, quizá también puedas revisar le estado de las puertas, puede que se estropeen en el cambio y a lo mejor no merezca la pena mantenerlas.

  • Entre 15 y 20 años.

Con total seguridad tendrás que reformar cocina y baños. Es muy probables que lleves tiempo queriéndolo hacer pero por miedo a la reforma lo estés retrasando. Puede que los azulejos, las juntas, los sanitarios, ya estén bastante deteriorados. O puede que sea el momento de cambiar de bañera a plato de ducha. Si ya vas a meterte en el baño, estúdialo con detenimiento para aprovechar hasta el mínimo centímetro o incluso para cambiar su distribución y ganas amplitud. Mover tabiques, combinar la cocina y el salón, es el momento de imaginarte la casa de tus sueños y llevarla a cabo.

  • Si tiene más de 30 años.

Seguro que las carpinterías de las ventanas están necesitadas de una renovación. Las ventanas modernas son mucho más eficientes y te ayudarán a ahorrar en tu factura y a contribuir con el medio ambiente. Esta inversión en las ventanas puede parecer con un precio elevado pero lo agradecerás en el futuro.

  • Si tiene más de 40 años.

Puede que empiecen a surgir problemas en las instalaciones de luz, agua, gas. Además de que estén deterioradas y desgastadas, pueden implicar un problema para tu salud y la de tu familia.

Mejorar el aislamiento en una reforma integral

El Certificado Energético de los Edificios es el documento  oficial que informa sobre la eficiencia energética de un inmueble. Es la etiqueta que clasifica nuestra casa en relación a la energía que consume. Desde 2013, si deseas alquilar o vender tu inmueble es obligatorio obtener el certificado energético y mostrarlo a las personas interesadas.

En este aspecto es muy importante el aislamiento que tenga una vivienda porque tendrá un certificado energético mucho mejor y será clave para revalorizar el inmueble. La web de  Certificación Energética de Madrid da toda la información necesaria sobre este tema.

Hay distintos puntos que nos pueden ayudar para mejorar el aislamiento cuando nos involucramos en una reforma integral.

 

  1. ELECCIÓN DE VENTANAS

Es una de los aspectos fundamentales para tener una vivienda cálida, eficiente y confortable. Se debe prestar especial atención a los marcos, para evitar que se escape el calor o a los vidrios, para que no se empañen, sin perder de vista el diseño. Un punto básico es contar con la ayuda de profesionales que te asesoren, contratar una empresa de reformas integrales que te den apoyo y garantías para tener todos los frentes cubiertos.

  • Perfiles: Se trata de los marcos que sustentan los vidrios. Pueden ser de diferentes materiales (PVC, aluminio, madera o una combinación de dos materiales).

El PVC es un buen aislante; si elegimos aluminio, conviene que lleve sistema RPT (rotura de puente térmico) para evitar la condensación de agua

  • Acristalamiento: Actualmente siempre se instalan ventanas de doble o triple acristalamiento. Merece la pena invertir un poco más y escoger ventanas con cámaras de aire. Como mínimo se recomienda elegir un acristalamiento con dos hojas de vidrio de 4 mm de espesor (si queremos atenuar los ruidos, mejor de 6 u 8 mm) y cámara de aire de 12 mm de espesor en adelante.
  • Apertura: Puede ser abatible, corredera, de guillotina y oscilo-batiente. Cada opción tiene un nivel de aislamiento y funcionalidad. No hay duda de que las más aislantes son las oscilo-batientes.
  • Estanqueidad: las hojas deben de llevar elementos como burletes de goma o juntas para que la ventana quede sellada.

Se recomienda siempre mirar e informarse de las ayudas para cambiar ventanas en una reforma integral. Por otro lado, se premia la mejora de la eficiencia energética de los inmuebles de manera que se puede desgravar en la Declaración de la Renta.

 

  1. CAMBIAR O MEJORAR EL SISTEMA DE CALEFACCIÓN

No existe una única respuesta correcta a ¿cuál es el mejor sistema? Dependiendo de nuestra vivienda, nuestras necesidades de calefacción o de la inversión que estemos dispuestos a asumir, vendrá mejor una opción u otra.

  • Mediante aire acondicionado: Es un sistema eficiente e ideal si queremos climatizar determinados puntos concretos y no toda la vivienda. Si tenemos una vivienda pequeña y con espacios abiertos el aire circula con facilidad y puede ser suficiente.
  • Caldera de gas y radiadores: Puede calentar grandes viviendas o muy compartimentadas de manera homogénea. Además mantiene muy bien el calor.
  • Caldera de gasoil: Tiene características similares a la anterior salvo que el suministro de gasoil no es tan económico. Son calderas muy eficientes y más económicas de instalar.
  • Caldera eléctrica: Son muy seguras, ya que evitamos posibles fugas. Son ideales en espacios donde se utilice poco la calefacción ya que su uso recurrente puede resultar más caro en comparación con una de gas)
  • Sistemas de calefacción radiante. El coste inicial es elevado pero si estás dispuesto a apostar en calidez en la vivienda es una buena opción.
  • Caldera de biomasa: Una opción sostenible puesto que al quemar el contenido orgánico no contamina. Solo es opción para una casa puesto que necesita de una chimenea que sobresalga al menos 2 m de los tejados colindantes.

 

  1. AISLAMIENTO EN PAREDES

Las reformas integrales suelen hacerse en inmuebles antiguos más que en los de obra nueva. Es por eso que se suelen dar más casos de viviendas en las que las paredes, especialmente las exteriores no están bien aisladas. Existen diversas maneras de acabar con estos problemas, por ejemplo, trasdosando los tabiques colocando una segunda pared de yeso laminado de 8 cm. La cámara de aire que queda entre ambas se rellena de aislante evitando pérdidas de calor, humedades y condensaciones.

Más info.

Antes de empezar una reforma integral

Las reformas integrales normalmente suelen surgir por motivos recurrentes como:

  • Se ha adquirido una vivienda nueva y se quiere diseñar a su gusto.
  • Se desea vender la vivienda y se quiere revalorizar.
  • Averías que van a conllevar reformas y se aprovecha a arreglar otros desperfectos.
  • Reformar partes de la casa que siempre hemos querido tener de manera diferente como baños, cocina, etc.

Son un proceso complejo y que requiere un preparación inicial. Antes de comenzar una reforma integral, recomendamos seguir estos pasos para obtener los resultados deseados en el menor tiempo y ajustándonos al presupuesto.

 

  1. Estudiar las necesidades que tenemos.

Analizar la vivienda y anotar las debilidades, fortalezas, amenazas, oportunidades que tiene la vivienda, para así conocer que necesitamos realmente. Dudas como: número de habitaciones, habitaciones que se podrían ampliar, baños que se pueden reformar, sistema de climatización de la vivienda. No se trata en este punto de encontrar soluciones. El arquitecto será quien te ayude y soluciones esos problemas.

 

  1. Elegir la empresa correcta para un diseño a nuestra medida.

Hay mucha variedad en este sentido pero debemos encontrar una empresa de reformas que vaya a ser capaz de cubrir todos los frentes posibles, para realizar tantos las obras como las licencias. Nos facilitará mucho la reforma si una misma empresa se encarga de todo, además el resultado final puede verse afectado.

A la hora de elegir una empresa u otra, las opiniones de otros clientes pueden ser útiles, los trabajos realizados, desglose de los presupuestos, el tiempo que necesitarían, etc. Es una decisión importante que necesita tiempo y reflexión.

 

  1. Comparar los presupuestos usando siempre la lógica.

Sospecha igual de unos presupuestos muy altos como de unos excesivamente baratos. Revisa y compara porque a la larga lo vas a agradecer. También es un acierto marcarnos un presupuesto tope y conocer nuestra limitación, porque en las reformas es muy fácil que el presupuesto se descontrole si no se tienen en cuenta algunas cuestiones. Esto nos ayudará a controlar los gastos.

 

  1. Detalles legales.

Se recomienda firmar un contrato con la empresa, lo mas completo y desglosado posible, para dejar claros tiempos, presupuestos, materiales, seguros y garantías, licencias. Mejor que todo quede por escrito para evitar sobresaltos. En caso de que sucediera algún problema, necesitas garantías para poder reclamar.

En la mayoría de las reformas integrales se ve afectada la estructura y eso va a necesitar determinados permisos y licencias. Si hablamos de obras menores las licencias son más sencillas pero aún así obligatorias. Estas licencias y permisos no van a suponer un gasto excesivo, pero las multas si pueden ser imprevistos no deseados.

El arquitecto se encargará de esa parte, pero es importante que conozcas que existen esos detalles.

 

  1. Recomendamos empezar por lo más urgente.

No todos los trabajos van a conllevar el mismo trabajo y por lo tanto el mismo ruido para los vecinos y propietarios. Es recomendable empezar por las zonas que vayan a ser más complejas y posponer los trabajos más sencillos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Teléfono: 655-03-44-55
Hello. Add your message here.