Reforma integral de un baño

Antes de empezar una reforma integral en nuestro baño, tenemos que tener en cuenta las capacidades que este tiene y el espacio real del baño, es muy importante una buena medición porque en espacios tan pequeños, cualquier centímetro cuenta. La óptima colocación de los sanitarios, los puntos de luz, espejos son ayudará a dar más amplitud al que suele ser el espacio más reducido de la casa.

 

¿Cuánto dura?

La duración de una reforma integral de un baño dependerá de los cambios que se deseen hacer y por supuesto de la complejidad de las operaciones. Dependerá del tamaño del baño, del número de trabajadores. Por ejemplo, el cambio de sanitarios, podría hacerse en uno o dos días como máximo, si también quisiéramos cambiar el suelo y alicatado se podría extender a los 5 o 6, si además quisiéramos cambiar la instalación de fontanería se alargaría en torno a los 9 o 10. No son número exactos pero pueden servirte para hacer cuentas del tiempo estimado. En el momento que contrates al profesional que te hará la reforma te comentará acerca de los tiempos que necesitará para cambiar al baño de tus sueños.

Ya hemos recomendado en más de una ocasión solo contratar un profesional ya que si lo vas haciendo de manera individual necesitarás coordinarlos y eso puede alargar sustancialmente el proceso. De esta manera la misma empresa se encargará de la dirección de obra y de coordinar a todos los profesionales implicados. Incluso te solicitarán los permisos y licencias pertinentes que te exija el Ayuntamiento.

El proceso podría dividirse en varias fases:

  1. Toma de medidas y planteamiento del diseño

Es muy importante este punto. El técnico debe ir a tu domicilio y comprobar las medidas para confirmar que cabe el diseño que habíais imaginado. Este es el momento de terminar de elegir acabados, materiales, distribución, etc. No escatimes en calidad, será una inversión que te garantizará durabilidad y evitarás cualquier problema en el futuro.

Una vez se tenga el diseño completamente cerrado, será necesario la adquisición del material. Dependiendo de lo sofisticado que sea o el stock que haya en el almacén serás mas o menos fácil. Esto podría llevar de 1 a 3 semanas.

 

  1. Desmontaje de los sanitarios

Con un día será más que suficiente para la retirada del baño actual. Si no vamos a hacer una reforma integral que incluya un cambio completo, será el momento de proteger los sanitarios, muebles, azulejos, suelos, para que no sufran desperfectos.

 

  1. Fontanería

En una reforma integral suele ser muy habitual el cambio de las instalaciones, tanto de fontanería como de saneamiento. Se deben comprobar las presiones o que no se atasquen los desagües antes de continuar con las obras. Los puntos de luz también son importantes y deben de ir de la mano de la nueva distribución, además de interruptores y enchufes. También será este el punto de colocar el plato de ducha o la bañera nueva. Esta fase será también corta, no más de 2 o 3 días.

 

  1. Albañilería

Esta es la fase más larga, aunque también la más satisfactoria porque empezarás a ver los resultados del nuevo baño. Es el momento de alicatar paredes y de colocar el nuevo suelo. Primero es necesario limpiar la zona y dejarlo perfectamente preparado. Volvemos a hacer hincapié en la calidad de los materiales, lo agradecerás en un futuro. Si vas a colocar falso techo, te recomendamos que lo hagas de Pladur.

Ahora se llevará a cabo el momento de montar los sanitarios, muebles, espejos y todos los accesorios.  Asegúrate que el fontanero realiza las pertinentes comprobaciones de conexión en las griferías, el radiador, etc.

Ahora puedes pintar el techo o las paredes si hay alguna que has dejado sin alicatar para darle un toque más moderno.

 

  1. Instalación de la mampara

Si es una medida standard o solo un cristal fijo, no tardará mucho. Si por el contrario necesitamos una mampara hecha a medida para nuestro baño si que se puede retrasar un poco más, incluso hasta dos semanas. Ya es la recta final así que no desesperes.

Ya solo queda limpiar los residuos que haya podido dejar la reforma y disfrutar del nuevo baño.

Si no hemos elegido elementos que hayan necesitado mucho desplazamiento hasta tu vivienda, el proceso no será más de 10 a 15 días. Si no has seguido nuestros consejos y finalmente contrataste de manera individual a los profesionales, es probable que se haya ralentizado el proceso por tener que coordinarlos. Recuerda que en muchas ocasiones lo barato sale caro.

 

¿Qué cambios son los que interesa hacer?

Solamente tú sabes lo que realmente necesita tu baño, pero podemos darte algunas ideas a tener en cuenta para que revises en tu caso. Es importante que te dejes aconsejar por profesionales, cuentan con la experiencia y garantías.

  • Tuberías. Normalmente en los baños que tienen más de 15 años es muy interesante cambiarlas. Suelen tener tuberías de acero galvanizado o plomo, materiales que a día de hoy están estrictamente prohibidos en obra nueva. Lo normal es que con el tiempo se deterioren y empiecen a soltar sedimentos e incluso le den sabor al agua.
  • Si se trata de un baño antiguo probablemente sea una cisterna de un solo botón. De manera que malgasta mucha agua cada vez que se utiliza. Estas cisternas de doble descarga nos permitirá contribuir con el medio ambiente y además ahorrar en nuestra factura a final de mes.
  • Replantéate el bidé. Si tienes un baño pequeño y no tienes suficiente espacio para el almacenaje por ejemplo puedes sacrificar el bidé y darle ese espacio otra opción más interesante.
  • En las casa antiguas el lavabo suele estar colocado de manera independiente, sin mueble que lo abrace. Ahora es un espacio indispensable para el almacenaje. Piensa si estás desperdiciando espacio en tu baño en estos pequeños detalles.
  • Ventilación. Es un punto importante para evitar olores indeseables procedentes de las tuberías o de los desagües. Debe ser fundamental el facilitar una salida para todos estos olores en nuestro baño.

Consejos para la reforma

  1. Elige colores claros.

Para lograr más amplitud visual te recomendamos colores neutros y lisos, estos aportarán luminosidad y sensación de relajación. Si eliges colores oscuros puede que el baño parezca más pequeño de lo que en realidad es. No obstante puedes elegir un tono más oscuro en la parte de la ducha para dar más sensación de profundidad.

 

  1. Los azulejos.

Hay que tener cuidado con la elección de estos azulejos, por ejemplo unos demasiado grandes hará que le baño parezca más pequeño. Las baldosas hidráulicas son una muy buena opción. Le dan al baño un toque muy original aunque no descartes usarlas en cualquier otra habitación de la casa.

 

  1. No busques muebles demasiado grandes.

Estos acortan visualmente el espacio, elegir muebles suspendidos puede ser un acierto ya que ganan en ligereza. Sin apenas renunciar a casi espacio de almacenamiento, notarás una gran diferencia con un mueble que llegue hasta el suelo.

 

  1. Sanitarios compactos.

Te ayudará a aprovechar hasta el mínimo centímetro de tu baño. Son soluciones que aligeran el espacio frente a los sanitarios convencionales.

 

  1. Opta por un espejo bien grande y sin marco.

Esto hará que parezca mucho más ligero y que haya más amplitud. Además puedes elegir un modelo que ya tenga incorporada la luz y así no tendrás que preocuparte de los apliques en el techo. Otra opción pueden ser los espejos que tienen a su espalda un mueble de muy poca profundidad, esto de ayudará a almacenar el aseo diario y a poder liberar el lavabo.

 

  1. Mampara casi invisible.

Utiliza un vidrio templado transparente y con el perfil más fino. De esta manera no acortarás el baño en el momento que lleguemos a la ducha. Te dará una sensación de amplitud inesperada.

 

  1. Elige los suelos.

Una opción que es tendencia puede ser el microcemento. No requiere ningún tipo de mantenimiento puesto que al no tener juntas no requiere más limpieza en esa zona, es antideslizante, impermeable muy resistente y además versátil.

También podemos recomendarte el gres porcelánico, un material muy resistente a los cambios de temperatura y a la humedad. Tiene una gama de colores y acabados inacabable.

Otra opción pueden ser los suelos laminados, así no tener que renunciar a la calidez de la madera.

Sanitarios suspendidos, limpieza y diseño

A la hora de realizar una reforma integral, cuando renovamos el cuarto de baño, la elección de sanitarios suspendidos está al alza. Con ellos se imprime una imagen mucho más moderna y actual a la estancia, pero también contribuye a otros aspectos que tienen que ver con la higiene y nuestra salud, aparte que la duración de la reforma es relativamente corta. A continuación vamos a dividir estos dos aspectos y vamos a comentar todos los detalles beneficiosos que nos aportarán.

Limpieza e higiene

Además de la imagen visual, un cuarto de baño con sanitarios suspendidos será mucho más fácil de mantener limpio y en perfectas condiciones. El que éstos no tengan pie de sujección permitirá poder limpiar su parte inferior sin demasiada dificultad y llegando a esos rincones tan imposibles que se forman con los sanitarios normales.

El poder eliminar esa suciedad que se acumula de una forma sencilla, también será beneficioso para aquellas personas que son alergicas al polvo y a los ácaros, ya que no tendrán que lidiar con uno de sus focos de malestar.

 

Diseño espectacular

De entrada, la imagen que se consigue con los sanitarios suspendidos es de mucha modernidad. No cabe duda que el elementos flotante aporta dinamismo y se aleja de los convencional. En este sentido, el lavabo o el inodoro parecerán sobresalir de la pared sin ningún pie de apoyo.

Que no haya nada por debajo permitirá que la luz fluya por la estancia, generando consecuentemente mayor sensación de amplitud y luminosidad, algo muy agradecido en una estancia como el cuarto de baño. Por razones como esta, la combinación perfecta con unos sanitarios suspendidos sería un alicatado con azulejos beige u otro tono neutro, ya que beneficiaría aún más lo citado anteriormente.

Sanitarios suspendidos

Pese a que la intención no es acabar con los sanitarios al uso, entre sus ventajas está la económica, en este texto se han querido mostrar los puntos fuertes de los sanitarios suspendidos. Si bien sus prestaciones no distan de los sanitarios con pie de apoyo, si que se les debe reconocer las grandes opciones de diseño y limpieza que aportan al cuarto de baño.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Teléfono: 655-03-44-55
Hello. Add your message here.