Reforma integral, estilos y tendencias

Nos referimos a reforma integral, cuando queremos cambiar completamente las características básicas de la vivienda, es decir, distribución, estilo, materiales, estructura o instalaciones.

En una reforma integral van a participar tanto la persona que la necesita, como el estudio o empresa que contrates para realizarla. Deben de estar completamente sincronizados ya que esto te ayudará a reducir los problemas que compenetración. Que ambas partes conozcan lo que se quiere y se va a realizar a la perfección es fundamental, esto ayudará a que los resultados finales sean mejores y por supuesto que se ajusten al presupuesto deseado.

 

  1. Planificación de la reforma

Ahora es el momento de imaginar y de dar rienda suelta a la imaginación. Tratar de plasmar en el papel lo que nos habíamos imaginado para la vivienda y sacar a la luz todos los puntos que se quieren mejorar.

Será muy importante conocer al detalle las medidas de la casa para que no se desaproveche ni un rincón y además poder configurar una acertada distribución. Una vez tengamos proyectada la distribución, podremos pensar texturas, materiales, revestimientos, etc.

  1. Puntos a recordar en la reforma

Siempre dependerá de cada inmueble, suele haber aspectos en común en la mayoría de las reformas. La idea fundamental siempre suele ser buscar espacios más amplios, cómodos y confortables para nuestra vivienda. Transformarla en una vivienda mucho más moderna y funcional. Podemos revisar suelos, techos, baños, cocina, los acabados de las paredes, comprobar el estado de las estructuras, carpinterías, instalaciones, ya que vas a empezar una reforma integral procura que no se te pase nada y que en unos años tengas que volverte a meter de nuevo en una obra indeseada pero necesaria.

  1. Tipo de reforma que vas a realizar

Es importante que conozcamos a la perfección como va a ser la reforma que realicemos en casa y que esta vaya siguiendo la misma línea en todas las estancias de la casa para que sea armoniosa. Por lo tanto debemos seguir un estilo. Existen diversos que son o han sido tendencia y que por lo tanto se convertirán en una buena opción a la que cambiar.

  • Reformas integrales para espacios multiusos: Se trata principalmente de espacios abiertos y donde los usos consiguen mezclarse. Las diferentes estancias de la casa pasan a tener diferentes usos dependiendo del momento del día o de la persona que los esté ocupando. Son espacios cada vez menos delimitados por lo tanto dan sensación de amplitud, libertad y calma.

Hay muchos trucos para conseguir esta sensación de amplitud tan deseada, una de las más importantes es la luz natural. Por pequeña que sea la habitación, si conseguimos que esté bien iluminada, la sensación que tengamos cuando estemos en esa estancia cambiará por completo. Podemos pintar las paredes de colores claros como por ejemplo beige, blanco, gris claro, crema, entre otros, y es importante no recargar las habitaciones con muebles o decoración. También existen objetos clave para darnos esta sensación como por ejemplo los espejos ya que conseguirán que la estancia parezca más profunda.

Tomando nota de estos recursos conseguirás que la vivienda tenga una mayor sensación de amplitud aunque realmente los metros cuadrados sean los mismos.

La retirada de tabiques hará que el espacio quede menos compartimentado y así se podrán comunicar los espacios. Un profesional te ayudará a elegir los tabiques clave que debes retirar tras un análisis de la estructura de la vivienda. No solo tendrán en cuenta los pilares o muros de carga, también es posible que determinados tabiques escondan las instalaciones de alguna de las habitaciones.

  • Reformas integrales para un Loft: Se trata de uno de esos espacios tan tendencia en la actualidad. Surge en los años 50 y aunque ha ido variando con el paso de los años, el caso es que está completamente adaptado a la época en la que vivimos y a las necesidades. Tiene unas características muy específicas: grandes espacios abiertos sin compartimentar, grandes ventanales que dejen pasar la luz. Las dimensiones suelen ser reducidas pero suficientes. Las reformas integrales en loft suelen buscar el cambio de ambiente y su renovación total. Al ser un espacio bastante diáfano, el espacio suele ser acogedor y confortable. Cuando hagas una reforma en el loft aléjate de la monotonía. Intenta diferenciar las estancias para que no parezca todo una misma habitación sino que se va transformando. Diferencia la cocina del salón con el tipo de pavimento, alfombras, acabados, puedes utilizar muebles bajos para hacer la transición de las estancias o incluso elementos constructivos como pilares o vigas descolgadas.

Piensa siempre en las dobles alturas. En este tipo de viviendas no hay que desaprovechar ningún centímetro. Si la dimensión y la altura de la casa lo permite, proyecta una segunda planta en la vivienda para sacar una habitación más a la casa. Si no fuera posible para una nueva estancia, siempre puede venir bien más espacio de almacenamiento o incluso colocar una biblioteca o guardarropa.

 

  • Reforma integral vintage: este es uno de los estilos más tendencia en la actualidad y no muy difícil de conseguir. Empieza tu reforma con un cambio en los acabados de la casa. Comenzaremos por los suelos, suelen ser discretos y sencillos con colores blancos o crema, también la madera tiene cabida en este estilo. Intenta que sea el mobiliario y la decoración quien se lleve el protagonismo. Un suelo laminado por ejemplo puede darte la sensación de retroceder en el tiempo, escoger las tonalidades adecuadas y algún desperfecto para falso desgaste puede darte el toque vintage que buscas. Si eres algo más arriesgado también puedes probar con matices azules o verdes para crear una atmósfera relajante. Paredes de ladrillo pueden aportar un valor añadido a cualquier estancia. Será el contraste perfecto con el resto de la casa o con la decoración. El ladrillo combina muy bien con otros elementos como la madera o el acero, creando composiciones muy ricas. Puedes recuperar los muros originales de ladrillo (generalmente en las paredes medianeras de los edificios) o utilizar revestimientos de las pareces para evocarlo.

El acabado más habitual es el color arcilla, ya que es el natural, pero puedes aplicarle una mano de pintura si cuando has recuperado la pared te has dado cuenta que estaba muy deteriorado el ladrillo o incluso si faltaban algunas piezas. Te aconsejamos que si vas a optar por la pintura en el ladrillo, antes apliques una capa selladora ya que el ladrillo es un material muy poroso. El color blanco puede aportar mucha amplitud y claridad a la casa, pero si lo que buscas es un estilo vintage te recomendamos alguna tonalidad de gris.

Si vas a hacer una reforma de estilo vintage en una vivienda antigua que has adquirido, antes revisa el estado de la vivienda; estructuras, instalaciones de luz, agua, calefacción, etc.

 

  • Reforma integral minimalista: Elegir este estilo tan característico nos dará pautas a la hora de barajar colores, materiales, mobiliario, texturas y por supuesto decoración. Siempre debemos tener en cuenta la armonía y que todos los elementos sean concordantes y estén bien alineados. Procura no acumular elementos y deshazte te todo lo innecesario para darle claridad a la casa. El vacío no significa minimalismo, hay que encontrar un equilibrio. Piensa en el mobiliario y accesorios que son realmente necesarios y funcionales. Cuando hay pocos elementos, todos ellos se convierten en importantes. Todos los muebles deben tener sintonía entre ellos tanto en forma, tamaño, color y textura. No es que todo combine, sino que todo siga la misma línea y nada destaque en exceso. Para que tu reforma integral en un estilo minimalista triunfe no solo tienes que prestar atención a la decoración, también a la iluminación de la vivienda. Es importante como la luz incide en la casa y a partir de ahí plantearnos la distribución de la vivienda. Piensa muy bien la luz artificial que vas a poner y dónde. El objetivo es bañar de luz el espacio para que de la sensación de paz y elegancia deseada. Si tu casa no es muy luminosa de por sí, puedes ayudarla con los colores claros y lisos. Blanco, beige, madera, gris pálido, son colores que ayudan a dar ese ambiente de tranquilidad y armonía en una decoración minimalista. Una tendencia que está arrasando es utilizar el blanco de color principal y utilizar otro mucho más llamativo como color secundario, esto no hará que pierda el toque minimalista pero le dará un ambiente más fresco y moderno.

¿Una reforma integral o una reforma parcial de vivienda?

¿Lanzarse a una reforma integral o emprender una reforma parcial?

Si no has pensado suficiente en ello, puede que al hacerte la pregunta te hayas respondido sin duda que una reforma total. La reforma integral es el anhelo de cualquiera que quiera conseguir la casa de sus sueños y no haya pensado de verdad en ella.

Desde luego, una reforma integral es una forma rápida de conseguir esa casa de tus sueños. Pero empezar por una reforma parcial no quiere decir que renunciemos a ella.

Si reformamos la casa poco a poco, también podemos llegar a conseguirla. Y a veces, tomarnos tiempo para ello puede ser ventajoso.

El económico no es el único factor que determina una reforma. Sin embargo, no podemos engañarnos. Debemos admitir que es uno de los más condicionantes. Por ello, hemos decidido dedicar un apartado único a hablar del precio de una reforma de tipo parcial y del de la reforma integral de una vivienda.

En general, la reforma parcial cuesta más que la reforma integral. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el presupuesto necesario puede ser menor en el primer caso.

A la larga, si pretendemos reformar por completo una vivienda, la reforma integral o acometer el proyecto de una sola vez, nos costará menos. Los presupuestos de profesionales para una reforma integral pueden contar con descuentos, con ofertas o pueden presupuestarnos bajo un margen comercial menor, frente a los ofrecidos para una reforma parcial. La compra de materiales también puede tener descuento por cantidades más altas. Y todo ello puede abaratar el precio total de la reforma. No obstante, la inversión será muy alta.

Por eso, aunque a la larga cuesta algo más, es posible que debamos elegir una reforma parcial tras otra, hasta la reforma total. Si no disponemos de un presupuesto alto que cubra la integral y no queremos endeudarnos, podemos valorar como ventaja la reforma parcial que necesitará un presupuesto inmediato mucho menor. Y es posible que hasta nos demos cuenta de que no necesitábamos una integral para conseguir la casa de nuestros sueños.

Dijimos al comienzo que el anhelo de muchos es la reforma integral de la vivienda. Soñamos con una casa. Y creemos que tener esa casa soñada es posible solo con una reforma integral a nuestro gusto. Pero ¿es así?

Lo principal es tener claro por qué queremos reformar. ¿Qué queremos? Pero también ¿qué necesitamos?

Puede ser que la reforma esté destinada a abordar un problema de edad de la vivienda, reparar algo que no funciona o evitar que deje de hacerlo.

Puede ser también que el único objetivo de la reforma sea mejorar o adaptar la estética de la vivienda a nuestros gustos y deseos; por simple estética o por optimizar el espacio.

En cualquiera de los casos, hay que diferenciar qué necesitamos de qué deseamos. No se trata de renunciar a nuestros deseos, se trata de no mentirnos a nosotros mismos.

Licencias diferentes para una reforma integral o parcial

Deberemos tener en cuenta también que existen diferentes tipos de licencias que deberemos solicitar al Ayuntamiento y estás variarán en función de las obras que deseemos realizar, pero a groso modo, una reforma integral requerirá una tramitación de licencias un poco más compleja.

Otros costes de una reforma

Aunque el primer factor inconveniente de una reforma en el que pensamos es el del coste económico, cuando acabamos la obra lo que más comentamos es el tiempo que ha costado, las dificultades que hemos tenido o hasta los permisos que necesitamos para poder realizarla.

Si el tiempo que costará la reforma tenemos que vivir en la vivienda,  tendremos que valorar que eso será un inconveniente.

Aunque si vivimos en otro lugar durante la ejecución de la obra, también habrá que valorar posibles costes. En cualquier caso, hay que pensar en ello.

Durante la obra, algunos espacios van a quedar abolidos temporalmente.

El baño o la cocina pueden ser las zonas reformables que más inconvenientes presentan al tener que inutilizarlos temporalmente. Hay que pensar en buscar alternativas durante el tiempo de la reforma.

Para obras mayores, algo más que pintar una pared por ejemplo, necesitaremos permisos para hacer la reforma.

Aunque algunos ayuntamientos pueden solicitar pago económico por estos permisos, intentar pasar por encima de ellos puede ser un inconveniente mayor.

También lo hemos mencionado varias veces; pedir permiso a la comunidad es importante.

Se encuentre reflejado en los estatutos comunitarios o no, la educación y evitar posibles conflictos, nos obliga a comunicar las obras de reforma a los vecinos.

Reforma integral en un local comercial

La competitividad de locales comerciales que existen no es algo que nos sorprenda, por eso tener un local accesible y llamativo para el cliente, se convierte en una idea cada vez más accesible para los emprendedores y con un presupuesto ajustado y que se adapta a ti, no supondrá muchas dificultades.

Existen multitud de razones por las que embarcarnos en una reforma de nuestro local comercial.

  • Muchos de nuestros clientes lo que buscan es disponer más espacio en sus locales porque se dan cuenta de que no están aprovechando lo suficiente todo el espacio con el que cuenta su local y no le están sacando el máximo partido. Se tiene en cuenta tanto la ampliación de locales para la zona de exposición o de venta, como para la zona de almacenamiento.
  • Un cambio de imagen en nuestro local. Va a ser la carta de presentación a los clientes y debe ser el reflejo de tu personalidad. Si es el caso de una franquicia, nos encargamos del desarrollo de la imagen corporativa adaptándola a tu local.
  • En cuanto a la parte de instalaciones, son muchos los casos en los que intervenimos en la iluminación del local, un lavado de cara requiere una nueva iluminación que se adapte a los nuevos espacios y ambientes que se crean. Si se puede ser recomienda potenciar la luz natural, en el caso de ya haber sacado el máximo partido, una luz artificial completamente personalizada para tu proyecto.

Ten siempre presente que una inversión adecuada en tu local comercial se te devolverá en el futuro con el aumento de ventas por el estímulo de la reforma y la eficiencia que notarás en poco tiempo. A demás a la larga te favorecerá hacer una reforma integral de una sola vez, en vez de pequeños retoques todo el tiempo.

 

No todas las reformas integrales en locales comerciales son de igual categoría.

  • Una reforma integral estructural: Afecta a su estructura y requiere intervenir en vigas, pilares, forjados. Es el caso si fuera necesario reestructurar la escalera, incorporar un nuevo piso, hacer diáfano el local.
  • Una reforma integral parcial: Puede estar destinada en ampliar una zona del local, cambiando la tabiquería y por tanto la distribución, la decoración, las instalaciones.

 

A la hora de comenzar una reforma integral, recomendamos hacerlo con una sola empresa en vez de realizar cada reforma por separado. En esas empresas encontrarás a todo tipo de profesionales en cada ámbito que podrán ayudarte y resolverte todas tus dudas. Además te garantizarán confianza, seguridad y calidad en el trabajo.

 

No hay una única solución a la hora de hacer una reforma integral en un local comercial, pero sí existen una serie de pautas que se repiten en todas las reformas y que conviene que no las pierdas de vista para que el resultado sea el esperado.

  • Contacta con expertos.

Elige bien quien te guiará en la reforma, contar con un equipo heterogéneo de profesionales. Ellos te darán garantías de que terminarán tu reforma tal cual lo pactasteis y en el tiempo estipulado. No te dejes llevar siempre por el presupuesto, busca a los mejores.

Necesitarás a un arquitecto que conozca la normativa de la zona para evitar tener problemas con el Ayuntamiento. De esta manera te concederán la licencia de obras correspondiente.

  • Ofrece accesibilidad a tus clientes.

Busca que el cliente se sienta a gusto en tu local, evita barreras, espacios muy reducidos que puedan dar sensación de agobio. Intenta que el ambiente se agradable para moverse, ver los productos y colocar sitios de reposo para que los clientes puedan hacer una parada.

  • La primera impresión es fundamental.

Una reforma integral en la fachada de un local comercial puede parecer arriesgado pero es una gran inversión. Será la tarjeta de presentación del local y puede ser fundamental que un local sea llamativo desde el exterior. Es importante contactar con técnicos que nos asesoren en el momento de reformar la fachada exterior por la diferencia de normativa de una zona a otra.

  • Aumentar la capacidad de venta.

Un espacio bonito y limpio es un valor añadido a los productos. Ofrecer confort al cliente estará jugando a tu favor en todo momento desde el punto de vista de las ventas. Proyecta los estantes, escaparates, aparadores y vitrinas de una manera innovadora y creativa para asegurar ganancias y además fidelizar a los clientes.

  • No pierdas de vista la climatización.

Tanto la climatización como la ventilación de un local son aspectos fundamentales. A la hora de reformar estas instalaciones, recomendamos pedir ayuda a especialistas para que nos ayuden sobre las mejores soluciones y sobretodo más eficaces para ahorrar tiempo y dinero.

Reformas dependiendo de los años

Quizá sea la casa en la que llevas viviendo toda la vida, la que heredaste de tus padres o de tus abuelos, o de obra nueva, o también puede ser una vivienda antigua que quieres remodelar por completo El caso es que la edad de las viviendas importa, y es importante que tengamos esto presente porque nada es eterno y pasado determinado tiempo hay que estudiar el hecho de hacer reforma en nuestra vivienda. Las casas envejecen en todos los niveles, exterior: grietas en la fachada, desconchones de pintura, carpinterías exteriores, máquinas de climatización antiguas en fachada, rejillas de ventilación, como a nivel interior: no solo hablamos de la decoración que pueda haberse quedado obsoleta, sino por ejemplo las instalaciones de toda la casa.

Sin hacer un estudio detallado de la casa, la edad nos puede dar las pistas que necesitamos para saber que instalaciones y partes de la casa pueden estar más deteriorados por el paso del tiempo.

Si por ejemplo has comprado una casa antigua y estas pensado en remodelarla, te dejamos unos consejos de reformas que deberías pensarte hacer según la edad de la vivienda.

  • De menos de 5 años.

En los primeros años de vida de la vivienda, lo más probables que solo haya que hacer algunas tareas de mantenimiento. Las más comunes son:

  1. Revisión de la caldera.
  2. Revisión de la calefacción. Es recomendable revisar los radiadores para comprobar que no hay pérdidas de calor.
  3. El sistema de aire acondicionado.
  • De 5 a 10 años.
  1. Es muy probable que la casa necesite una mano de pintura. Si el color que tiene te convence puedes repetir color, pero no tengas miedo en experimentar con una pared de otro color o colocando azulejos hidráulicos, tan de moda últimamente.

Pintar es una muy buena manera de darle un lavado de cara a la vivienda y además de manera económica. De forma orientativa te podríamos decir que pintar un piso de 90m2 podría costarte alrededor de 1.500 euros, es decir, el precio puede estar entre los 3-4 euros el m2.

  1. Puedes cambiar la decoración a tu gusto, incorporando las tendencias más modernas. Poco a poco, conforme vayas viviendo la casa te irás dando cuenta de las necesidades que vas teniendo y como las puedes incorporar a la casa. Puedes cambiar las cortinas de la casa o alguna pieza más contundente como los sofás.
  2. Puede ser que en estos 5 años tus hijos hayan dado un salto de niños a adolescentes y te pidan remodelar la habitación y hacer un cambio sustancial en la habitación acorde con los cambios que experimentan ellos.
  • De 10 a 15 años.

Una casa que compres con esta antigüedad o si llevas viviendo más o menos este tiempo en la tuya, puede que necesite alguna revisión más importante. Esto dependerá del cuidado que haya tenido la casa y sobretodo del tránsito que tenga. Es diferente el desgaste en una casa con niños pequeños y mascota que el que puede tener una pareja. Pero no sería aventurarse el decir que tu casa necesitará un cambio de suelo.

  1. Suelo.

Si tienes un suelo de parquet laminado, lo más probable es que se note el paso del tiempo, en arañazos, golpes, etc. Puede ser que el suelo que tengas se haya quedado un poco atrás en las tendencias actuales, como pueden ser los parquets de colores o de lamas muy pequeñas. También estarán bastante desgastados los suelos de mármol o cualquier otra piedra de características similares.

Te diremos algunos precios para que te hagas una idea y decidas cual se ajusta más a tu proyecto de vivienda y a tu presupuesto.

Si tenías un suelo laminado, tendrás que cambiarlo y eso puede costar en torno a los 20-35 euros el m2, dependiendo de la calidad del material.

Si tenías un suelo de parquet y no lo quieres cambiar, siempre puedes acuchillarlo y luego barnizarlo. Se quedará como nuevo y no costará más de 1.000 euros para una casa de 90m2.

Si tenías un suelo de baldosas y ahora quieres colocar parquet no hace falta que retires las baldosas, podrás colocarlo encima, solo que esta vez tendrás que rebajar un poco las puertas.

En caso de tener suelo de baldosa y querer reemplazarlo, será bastante más económico. Puedes encontrarlas desde 10 euros el m2, aunque en este caso la mano de obra suele ser más cara por la dificultad, y más aún si hubiera que retirar las baldosas anteriores.

  1. Carpintería.

Si vas a cambiar el pavimento de tu vivienda, quizá sería un buen momento para también cambiar las puertas y más si las que actualmente tienes en casa no son de muy buena calidad o si vas a tener que modificarlas para instalar el suelo. No olvides las puertas de los armarios que también son importantes. Si ves que las puertas son de calidad pero están un poco deterioradas, puedes volverlas a pintar para que combinen a la perfección con tu nuevo suelo.

 

  • De 15 a 20 años.

Llegados a este punto una casa ya debe de abordar reformas más importantes, como pueden ser la remodelación de baños y de la cocina. Seguro que lleva tiempo ese pensamiento rondando tu cabeza pero el desembolso económico y la idea de una reforma integral te echa para atrás. Pues ha llegado el momento.

  1. Cocina.

Dale una vuelta a tu cocina y empieza a imaginártela como siempre has querido. Puede ser el momento de abrirla al salón y ganar más metros, luminosidad y mucha amplitud. Ya que te vas a meter, hazlo bien y replantéate la distribución de la casa. Esta obra en una cocina de alrededor de 10 m2 puede costarte entre los 8.000 euros y 18.000 euros. Depende de la magnitud de la obra claro. Piensa que esto es una inversión para tu propiedad, ganarás en confort y calidad de vida. Tu casa se revalorizará si en algún momento te planteas alquilarla o incluso venderla.

  1. Baño.

La reforma del baño no será tan trascendental como la de la cocina. Puedes también pensar su distribución. O incluso ampliarlo quitándole metros al pasillo o a algún dormitorio que ya esté desaprovechado por el paso del tiempo y el cambio de las personas que habitan la casa. Si te gusta la distribución y no quieres hacer más que un cambio de sanitarios y remplazar la bañera por un plato de ducha, será mucho más económico y rondará los 2.500 euros en un baño de 5-6 m2.

 

  • De más de 30 años.

La vivienda ya necesita una reforma más importante aún. Dale a tu casa aire fresco con una carpinterías exteriores nuevas.

  1. Ventanas.

Este cambio en las ventanas te ayudará a ahorrar a ti y además te comprometerás con el medio ambiente. Las ventanas modernas son mucho más eficientes, dándote mucho confort en casa pero además lo notarás en tu factura. No tardarás en amortizarlas y darte cuenta del buen cambio realizado. Te olvidarás del mantenimiento de las ventanas por muchos años y además estéticamente son más bonitas.

Las ventanas de buena calidad aíslan tanto térmica como acústicamente. Hay muchísima variedad, así que ándate con ojo y a la hora de elegirlas presta atención. Elige la perfilería, el acristalamiento, el sistema de apertura, su diseño y sobretodo el sistema de protección que ofrecen. Si puedes permitírtelo, busca el mejor aislamiento térmico posible, que te aseguren hermeticidad.

Un truco es que cuando vayan a cambiar las ventanas, también te revises el cajón de la persiana. De nada serviría tener una ventada de mucha calidad y la persiana no está completamente aislada.

Los precios de las ventanas van variando pero puedes encontrar ventanas de muy buena calidad por precios que ronden los 250 euros el m2.

  1. Otras reformas en casa.

Quizá haya llegado el momento de darte el capricho e integrar la terraza al resto de la casa para ampliar el salón y darle más luz.

O puede que quieras revisar en la casa el sistema de calefacción y cambiarlo por uno un poco más eficiente y confortable. Sustituir los radiadores por un suelo radiante, por ejemplo.

  • Más de 40 años.

Cuando compras una casa de esta edad o bien si llevas ya ese tiempo en la tuya, debes plantearte en qué estado estarán las instalaciones, sobretodo las de agua y luz. Es probable que sean tan antiguas que incluso ya no cumplan la normativa vigente puesto que antes se utilizaban de plomo o de acero galvanizado y ya estén prohibidas.

  1. Instalaciones.

Agua: Aquí si que te recomendamos que no te la juegues y que las cambies porque esto podría llegar a dañar tu salud y la de tu familia. No te recomendamos que sustituyas alguna de las partes antiguas y dejes otra que aún pueda salvarse unos años, puesto que no suelen casar bien y en los empalmes puede sucederse problemas. Cada vez que haya un problema tendrá que ir un profesional a tu casa que te cobrará el desplazamiento y además la mano de obra (alrededor de 300 euros cada visita) en cambio un cambio completo de la instalación podría costarte en torno a los 450 euros en la cocina y olvidarte por muchos años de las instalaciones.

Si quieres cambiar las instalaciones de toda la casa, que sería lo más indicado en una casa de esta edad te recomendamos que la hagas por los falsos techos, evitando que pase por el suelo salvo en baños y cocinas.

No olvides que cada cuarto de baño y la cocina tengan sus propias llaves de corte para que se puedan aislar en caso de que hubiera una avería.

  • Mas de 50 años.

Si compras una casa de más de 50 años, te recomendamos concienzudamente que revises la instalación eléctrica. Puede ser muy peligroso.

  1. Instalaciones.

Electricidad: Esta instalación debe revisarse cada 10 años pero se hace en contadas ocasiones, por lo tanto si tienes pensada una nueva distribución para la casa, aprovecha y cambia la instalación eléctrica para que se adecuen los puntos de luz a las nuevas estancias.

Cambiar todo el sistema eléctrico en una casa puede costarte alrededor de 2.200 euros.

Cuándo hacer una reforma integral

Hay muchos factores a tener en cuenta si nos estamos planteando una reforma integral. Hay algunos que pasan más desapercibidos que otros, por ejemplo, el momento del año para llevarla a cabo. Debes de pensar en que periodo serás menos molesto para los vecinos o a los inquilinos en el caso de que sea una vivienda ya alquilada.

  1. ¿Cuándo es el mejor momento para hacer una reforma integral?

Habrá veces que la situación te venga sobrevenida y no tengas más remedio que hacer la reforma en el tiempo que toque. Pero también hay casos en los que eres tú quien planea la reforma al 100% por lo tanto calculando los tiempos que tardarán los profesionales en realizar el proyecto y en conseguir los materiales, puedes calcular más o menos en que estación será la reforma.

La verdad que no existe un momento óptimo para hacer la reforma, dependerá en gran medida de las necesidades que haya y de los materiales que se vayan a utilizar.

Es muy común que surjan imprevistos y la reforma se demore o que ciertos detalles que no se habían tenido en cuenta salgan a la luz y hagan que la obra se alargue. Es por esto que a la hora de planificar la reforma, será importante tener en cuenta el periodo que invertiremos y cómo vamos a repartir el año para que nos perturbe lo menos posible.

  • Verano

Es la época del año en la que contamos con más horas de sol y por lo tanto de luz en nuestra vivienda. Esto se evidencia al hacer la reforma ya que por ejemplo en los trabajos relacionados con la electricidad, podrán seguir los profesionales trabajando durante toda su jornada sin problemas de iluminación natural.

Además en verano los días son más largos, por lo que habrá menos problema si tenemos que dejar la casa durante más horas del día, justo cuando los profesionales terminen la labor.

Otro punto muy importante es que si la reforma integral es de mayor calibre y tuviéramos que abandonar la casa, puede coincidir con el periodo vacacional y por lo tanto que coincida con el periodo de estancia de nuestra segunda residencia. Si fuera el caso que no la tuviéramos, es posible que algunos de nuestros amigos o familiares si estén de vacaciones y nos hagan el favor de dejarnos la suya desocupada durante el tiempo que dure la reforma. De este modo, podemos acercarnos a nuestra casa para supervisar la reforma pero con la tranquilidad de tener un sitio donde poder hospedarnos.

Otro factor importante es que en verano la jornada se reduce a intensiva y por lo tanto es menos duradera. Esto puede ser algo a favor para ti pero si son los profesionales quienes lo tienen puede ir en tu contra. Es importante hablar con ellos para conocer sus horas de trabajo y el tiempo estimado que durará la reforma.

Además, el tiempo facilitará mucho las cosas. Piensa que en esta época del año no tendrás problema con las lluvias o con la humedad y por lo tanto habrá determinados trabajos a los que es menos probable que le surjan imprevistos. Las pinturas conseguirán secados mucho más rápido que en cualquier estación del año. También se puede dar el caso en el que nuestra vivienda ya contara con problemas de humedad, sin duda esta será la mejor estación del año para repararlos por completo.

Si tienes pensado hacer trabajos exteriores como por ejemplo reformar la cubierta, incluir placas solares, impermeabilizar una terraza, debes tener en cuenta que los empleados pasarán mucho tiempo en el exterior de la vivienda y por lo tanto si está lloviendo o nevando la reforma se alargará más de lo esperado.

Por último, si tienes pensado cambiar tu sistema de climatización, verano es el mejor momento. No solo porque así podrás estrenarlo en el siguiente invierno, sino que además contarás con todas las garantías porque ha pasado muy poco tiempo desde la obra y si hubiera cualquier problema estará todo muy reciente y los profesionales te lo solucionarán en seguida.

 

También existen desventajas de hacer la reforma en verano y es el momento de comentar para que estés informado de todos los aspectos.

Es probable que algunos de los profesionales estén de vacaciones o por ejemplo los almacenes donde tendrán que abastecerse de los materiales. Antes de empezar con la reforma habla con la empresa a la que vayas a contratar e infórmate de los tiempos que ellos estiman para no llevarte luego sorpresas de que sus intermediarios están de vacaciones.

Te recomendamos que contactes lo antes posible con la empresa de reformas que finalmente te guiará en este proceso para que ellos también puedan organizarse y tener claro el tiempo que podrá dedicarle a tu vivienda y evitar problemas de disponibilidad.

Todo funciona mucho más lento en verano, incluidos los Ayuntamientos. Si es una obra mayor y vas a necesitar licencias, permisos, tasas, te recomendamos encarecidamente que dejes todo completamente tramitado antes de esta fecha. Durante este periodo del año no es fácil contactar con ellos por si surgen dudas, faltan papeles o similar. Es cuestión de organizarse, si lo dejas preparado no tiene porque suponer un problema, pero es importante que lo tengas en cuenta y adelantarte a los contratiempos.

Puede depender en la zona en la que estés haciendo la reforma, ya que no son las mismas temperaturas en Sevilla que en Teruel. El excesivo calor puede ser el culpable de grietas en los materiales como el yeso, el barniz, el cemento o la propia pintura. Piensa cual es tu zona e intenta no apurar hasta el momento con las temperaturas más altas para actuar o quizá tengas que esperar un poco a que vuelvan a bajar.

  • Otras épocas del año.

Te recomendamos que trates de evitar fiestas nacionales que no harán más que entorpecerte la reforma y alargarla. Puede ser el caso del mes de diciembre que además del puente de la Constitución y las Navidades, no es raro que haya jornada reducida o que incluso estén de vacaciones. De igual manera pasa durante la Semana Santa, procura que a la hora de planificar la reforma integral no te pille ese periodo o será una semana perdida y de retrasos.

En primavera también puede ser una muy buena época para realizar la reforma ya que el clima puede ser parecido al de verano, facilitando el secado de pinturas sin humedad y además sin calores extremos. La ventilación natural podrá hacerse sin problema mientras se va realizando la obra. Solo que en esta época hay que tener cuidado con las lluvias que pueden fastidiar y retrasar el proceso.

  • Detalles a tener en cuenta.

Si hay niños en casa o va a haberlos próximamente por un embarazo o similar, te recomendamos que hagas las obras antes. Si la vivienda necesita una reforma hazla antes de que lleguen los niños, puede ser complicado hacer la reforma mientras hay niños en casa ya que el niño puede molestarles o ellos a los trabajadores queriendo jugar por las habitaciones.

 

  1. ¿Cuándo hacer determinadas reformas?

Es probable que nunca encuentres el momento perfecto para hacer determinados cambios en casa aunque te mueras de ganas de hacerlos. Dependiendo del tiempo que tenga tu casa podemos darte algunas pautas para saber que deberías reformar o bien comprar que está en perfecto estado y no se ha deteriorado con el paso del tiempo.

  • Entre 5 y 10 años.

Es probable que la casa no necesite más que una mano de pintura y cambiar la decoración si ya estás cansado de la monotonía. Puedes volver a repetir colores o arriesgar y cambiar una de las paredes, colocar modernos azulejos que combinen con la decoración. Te recomendamos experimentar y empaparte de los blogs y de revistas de decoración para coger ideas.

Pintar suele ser bastante económico para los fantásticos resultados que da. Dotarás a tu casa de un lavado de cara que te servirá para los próximos 5 años.

  • Entre 10 y 15 años.

Es probable que tengas que renovar el suelo. Es normal que esté deteriorado por el desgaste, el tránsito. Los parquets no suelen durar tanto y más aún si tienes niños o mascota. Si por el contrario tienes azulejos, estarán pidiendo relevo con toda seguridad. Si vas a cambiar el suelo, quizá también puedas revisar le estado de las puertas, puede que se estropeen en el cambio y a lo mejor no merezca la pena mantenerlas.

  • Entre 15 y 20 años.

Con total seguridad tendrás que reformar cocina y baños. Es muy probables que lleves tiempo queriéndolo hacer pero por miedo a la reforma lo estés retrasando. Puede que los azulejos, las juntas, los sanitarios, ya estén bastante deteriorados. O puede que sea el momento de cambiar de bañera a plato de ducha. Si ya vas a meterte en el baño, estúdialo con detenimiento para aprovechar hasta el mínimo centímetro o incluso para cambiar su distribución y ganas amplitud. Mover tabiques, combinar la cocina y el salón, es el momento de imaginarte la casa de tus sueños y llevarla a cabo.

  • Si tiene más de 30 años.

Seguro que las carpinterías de las ventanas están necesitadas de una renovación. Las ventanas modernas son mucho más eficientes y te ayudarán a ahorrar en tu factura y a contribuir con el medio ambiente. Esta inversión en las ventanas puede parecer con un precio elevado pero lo agradecerás en el futuro.

  • Si tiene más de 40 años.

Puede que empiecen a surgir problemas en las instalaciones de luz, agua, gas. Además de que estén deterioradas y desgastadas, pueden implicar un problema para tu salud y la de tu familia.

Revalorizar tu casa con una reforma integral

Antes de empezar a hacer reformas, debemos hacer una lista de las debilidades y fortalezas de la vivienda para revalorizar tu casa con una reforma integral. Así será más sencillo ver los puntos que hay que reformar, mejorar y potenciar.

A la hora de plantear cualquier reforma o renovación, tenemos que tener siempre en cuenta las ayudas a la rehabilitación que ofrecen las diferentes comunidades autónomas por obras que mejoren la eficiencia energética o la adaptabilidad de la vivienda.

Hay 3 puntos principales que abordar para darle más valor a nuestra vivienda:

  1. Reformar
  • Añadir o quitar dormitorios: Se puede optar por añadir o eliminar habitaciones para redistribuir la vivienda y aprovechar más el espacio. Lo importante, en este caso, es tener claro que es lo que más se demanda en la zona donde está ubicada la vivienda.
  • Añadir o quitar baños: Añadir un baño a la casa siempre es una decisión acertada, aunque suele ser una reforma cara, si se tiene espacio, se agradecerá la resolución. También puede ocurrir que se tengan baños sin demasiado uso o excesivamente pequeños, puedes ser una gran mejora el deshacerse de estos y darle ese espacio a otra estancia de la vivienda.
  • Eliminar tabiques o pilares innecesarios: Este tipo de reforma requiere de un arquitecto porque los elementos estructurales son delicados y se deben calcular y estudiar por un técnico. Esta reforma ayuda mucho en la idea de viviendas diáfanas o para ampliar habitaciones y estancias.

  • Cerramientos: Mejorar el aislamiento térmico y acústico mejora con creces la calidad de la vivienda, aumentando su eficiencia y por tanto las posibilidades de una buena venta o alquiler. Además hay ayudas a la mejora de la eficiencia energética de las viviendas que conviene consultar.
  • Armarios empotrados: El almacenaje es un aspecto muy importante en las viviendas y se pueden aprovechar los espacios residuales que quedan además de embellecer las estancias haciéndolas más armónicas.

  1. Renovar
  • Cocina: Es imprescindible que esté en buen estado ya que conforma uno de los espacios más importantes de la vivienda. No significa que se deba invertir mucho dinero en ella, pero si que puede ser conveniente renovar elementos como el suelo, azulejos o los muebles. Una capa de pintura nueva o papeles vinílicos, junto con nuevos tiradores y complementos puede ser suficiente.
Más info.

Reforma integral de la cocina

¿Te has dado cuenta de que una pequeña reforma no cumple con tus expectativas a la hora de mejorar tu cocina? Si estás decidido a realizar una reforma integral de la cocina y no sabes por dónde empezar, te damos estos valiosos consejos para que sepas todo lo que deberías tener en cuenta antes de comenzar el proceso.

Para conseguir la cocina de tus sueños, tendrás que organizarte y planearlo todo con anticipación. No te olvides de pedir presupuesto y consultar todos los costes y todas las opciones para que sepas en todo momento cuánto te vas a gastar.

Por dónde empezar

Decide qué estilo de cocina deseas buscando imágenes en Pinterest, Instagram, websites profesionales y otras páginas webs que puedan inspirarte. Cuando sepas lo que quieres, comprueba la viabilidad del espacio del que dispones y no te olvides de considerar el triángulo de trabajo, es decir, la distancia entre tu frigorífico, el fregadero y encimera/horno. A menudo se pasa por alto, pero un triángulo de trabajo bien colocado facilita el trabajo en la cocina cuando se tiene que cocinar.

A continuación, piensa dónde vas a colocar los electrodomésticos y cuánto tiempo se tardará aproximadamente en instalar toda la cocina nueva. Cuando lo tengas, divide cada tarea en términos de tiempo y costes, para que puedas hacer un seguimiento de tu presupuesto y cuánto tiempo tardará cada paso.

¡Ten paciencia con la reforma de la cocina! Deshacerte de la cocina existente puede ser rápido, pero es posible que no sea tan fácil reconstruirla, ya que tener problemas con enchufes, entregas y materiales es algo bastante común.

Cómo deshacerte de tu vieja cocina

Se recomienda pedir un contenedor de escombros para depositar todos los materiales no deseados y eliminar los desechos de manera más fácil. Puedes sacar todas las piezas sueltas de la cocina, incluidos los azulejos si es necesario, y luego recoger los escombros de tu casa para que no haya necesidad de levantar objetos pesados.

Por otro lado, también es una buena idea considerar la posibilidad de donar todo el material y electrodomésticos aprovechables a la caridad o venderlos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Teléfono: 655-03-44-55
Hello. Add your message here.