Como y donde ahorrar en una reforma integral

Ya sabes que el presupuesto de una reforma integral puede ser elevado, acorde a todas las ventajas que te traerá en el futuro claro. Pero también podemos ofrecerte algunos consejos para no gastar más de lo necesario y ahorrar en una reforma.

 

  1. Planifica y prioriza

Es fundamental hacer las cosas con cabeza y tomarnos nuestro tiempo. Hay que pensar las verdaderas necesidades que tiene la vivienda y todo el partido que le podrías sacar a cada estancia. Es importante tener todo bien organizado para que la reforma no se convierta en un caos.

Te recomendamos que eches un vistazo a tu alrededor y pienses que es lo que deseas remodelar, aprovecha y piensa todas las cosas que querrías cambiar de la casa. No te recomendamos que cambies ahora el suelo y en un par de años te des cuenta que deberías haber cambiado también las tuberías. Será tiempo y dinero perdido.

 

  1. ¿Cuándo hacer la reforma?

Si durante el verano cuentas con una casa de veraneo donde alojarte, te hará ahorrar mucho dinero de hospedaje durante el tiempo que dura la obra. Lo ideal sería que esta residencia estuviera cerca de tu vivienda para poder supervisar de vez en cuando la reforma.

También puedes aprovechar en el momento que te vayas a ir de vacaciones para así dejar la casa y despreocuparte un poco. Si has contratado a profesionales, no habrá problema.

  1. Presupuestos

Para ahorrar en una reforma es muy importante que compares varios presupuestos. No hace falta que llames a 10 empresas de reforma, con tener 3 o 4 ejemplos para comparar y ver que incluyen todo será suficiente. Procura tener un presupuesto desglosado para comprobar que incluyen licencias, tasas, mano de obra, revisa cada una de las partidas y los materiales que se utilizarían. Puedes preguntar a conocidos que hayan hecho una reforma recientemente o mirar en BLOGs para encontrar a los mejores profesionales y los que más garantías te den. En el caso de que surgiera un imprevisto, agradecerás haberte gastado un poco más y evitar muchos quebraderos de cabeza.

Te recomendamos que añadas una partida de imprevistos. Más de las veces que te imaginas salva de un apuro a los clientes. Es muy fácil que surjan sobresaltos en una reforma y si has llevado el presupuesto al detalle, esto se convierta en un problema.

También es una buena idea añadir en el contrato con la empresa de reformas una responsabilidad en los plazos de entrega, incluso puedes añadir penalizaciones si no cumple con su parte del contrato.

 

  1. Los materiales

No te fijes solo en los materiales más baratos porque eso puede implicar peor calidad y con toda seguridad, menor duración. Cuando ya hayas decidido que material quieres utilizar, te recomendamos que busques en diferentes sitios su precio y calidad. Ese mismo producto puede tener un valor muy diferente según el sitio donde lo vendan. Este tiempo invertido te ayudará a ahorrar dinero.

Otra idea para ahorrar dinero es no contactar con un intermediario para adquirir los materiales. Puedes ir directamente a almacenes o tiendas con restos de stock o con material descatalogado. Si vas a optar por esta opción puedes hacerlo por ejemplo para los revestimientos, suelos, baldosas, accesorios de baños o cocina, etc.

 

  1. Participa en la reforma

Puedes ayudar en la reforma y ahorrar a la vez dinero de mano de obra.

  • Vacía la casa de muebles antes de empezar la reforma. Este trabajo tendrán que hacerlo los albañiles que vayan a casa y es tiempo que están invirtiendo. Si compruebas las partidas, habrá un apartado que indique el mover los muebles, no lo dudes y hazlo tu mismo para ahorrarte ese dinero.
  • Quitar el papel pintado de las paredes, retirar la tarima flotante, los azulejos del baño y de la cocina, los marcos de las puertas. No hace falta ser un profesional para hacer esto. Si tienes tiempo y ganas de ahorrar es tu oportunidad. Hazlo con cuidado o pregunta cómo hacerlo de la mejor manera. Dejarás el terreno llano para que los profesionales se pongan directamente con el trabajo de verdad.
  • Comprueba las ayudas que puedes recibir por parte del Estado o de tu Comunidad Autónoma. No es extraño que den subvenciones para la rehabilitación de las viviendas antiguas o por ejemplo si contribuyes con el medio ambiente en tu reforma utilizando mejoras sostenibles.
  • Tu puedes dar esa primera mano de pintura antes de que más tarde un profesional termine el trabajo.

 

  1. ¿Restaurar o renovar?

Puedes reutilizar materiales que utilizaste en una reforma anterior, muebles, encimeras, lacar las puertas en vez de renovarlas, solo renovar una parte del suelo y buscar otro que coordine a la perfección con el anterior.

Piensa en lo que quieres invertir más y en el resto utiliza tu ingenio para tratar de ahorrar un poco.

  1. Interruptores y enchufes

Este puede ser un punto clave en las partidas. En electricidad solemos malgastar mucho. Existen multitud de marcas que conllevarán una diferencia de precio muy sustancial. Si no estás buscando un diseño exclusivo solo al alcance de algunos bolsillos, te recomendamos que te detengas ante varios catálogos y compruebes porque seguro que encontrarás más económicos.

  1. Suelos

Los suelos suelen ser un elemento de cambio en una reforma integral. Los hay de todos los precios y formas. Los suelos laminados por ejemplo, que imitan la madera tienen muchas ventajas: aíslan tanto del frío como del calor, no requieren mucha mano de obra para su instalación por lo que serán aún más económicos, son duraderos y además no requieren un mantenimiento especial, ni siquiera barnizarlos. Estos suelos son muy resistentes, por lo que si en tu vivienda habrá mucho tránsito de niños o mascotas, no tienes que tener miedo al desgaste. Este tipo de suelos además no se hinchan con la humedad, así que podrás darle una continuidad visual a toda la casa con el mismo acabado. Si no quieres renunciar a la calidez de la madera pero tu presupuesto no te lo permite, esto es una buena solución. Notarás mucho la diferencia de un precio a otro.

 

  1. Instalaciones

Las instalaciones en una vivienda se deben renovar cada 15 o 20 años, esto va a depender del material con el que estén hechas y si son más resistentes o menos. Por ejemplo, antes se colocaban tuberías de acero galvanizado o plomo, pero ahora están completamente prohibidas. Así que lo normal es cambiarlas por plomo o plástico.

También puedes incluir instrumentos en tu instalación para ahorrar en tu factura, cisternas de doble carga, latiguillos, u otros dispositivos ecológicos.

Renovar tu instalación de gas te hará aumentar en el confort pero te recomendamos que antes de meterte en un cambio de este calibre preguntes a un profesional para comprobar su estado. Si han tenido un buen mantenimiento, este tipo de instalaciones no debe de estar muy deteriorado. En caso de que hubiera fugas o si tiene un consumo muy elevado, entonces si conviene cambiarlo.

  1. Iluminación

Opta por la iluminación de bajo consumo. Comparada con la iluminación de bombillas incandescentes pueden suponer un gran ahorro, hasta el 80%.

Cuando vayas a hacer la reforma, planifica bien los nuevos puntos de luz de la casa que se acoplen a la distribución y así no tener que poner luego luces de más.

 

  1. Aislamiento

Este se convertirá en el mayor ahorro a largo plazo. Aislando bien las paredes, suelos y techos, ahorrarás en calefacción y en aire acondicionado. Además comprueba las ayudas porque depende de lo eficiente que sea tu casa podrás desgravarlo en la Declaración de la Renta. Esto también se verá reflejado en la calificación energética de tu vivienda.

 

Te puede interesar...

Si lo deseas, puedes dejarnos un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Teléfono: 655-03-44-55
Hello. Add your message here.