Reformas para ganar luz en casa

Son muchas las opciones que se pueden dar para que tu casa no sea muy luminosa; es un bajo, la orientación juega un papel fundamental, las ventanas que tiene son escasas, está en una calle estrecha y no da pie a que entre la luz. También puede ser el caso de que tu casa esté muy compartimentada, de tal manera que las pocas ventanas que haya se queden solo en unas habitaciones y el resto queden a oscuras.

Hay sencillos trucos que pueden ayudarte a mejorar estos problemas y a hacer de tu casa un espacio más iluminado y confortable. Merece la pena plantearse hacer una reforma integral apostando por una vivienda que se abra al exterior dejando en su interior espacios diáfanos.

La luz también afecta a nuestro estado de ánimo, nos da optimismo, alegría y calma, por eso tener una casa donde invada la luz a diferentes horas del día te ayudará día a día.

  1. Eliminar tabiques

Plantea una nueva distribución que no compartimente tanto la casa, de esta manera crearás espacios diáfanos y mucho más luminosos. La luz entrará hasta el último rincón de la casa.

Los espacios amplios te darán otra visión de la casa, además no solo ganarás luminosidad sino también metros cuadrados. Te recomendamos que busques asesoramiento en un profesional ya que su experiencia puede orientarte a tomar las mejores decisiones. Arquitectos e interioristas te ayudarán a encontrar la distribución que haga a tu casa ganar claridad con las mínimas reformas, creando espacios multifuncionales.

Piensa cuales son los espacios más oscuros de la casa y rediséñalos, aprovecha para imaginar tu casa soñada, cambia la decoración, los colores, el mobiliario y el estilo.

 

  1. Tabiques de cristal

Si es estrictamente necesario un tabique en casa para evitar ruidos, olores o porque necesitas más intimidad pero a la vez no quieres perder la luminosidad de la otra habitación. Puede ser el caso en las cocinas-salón o en un office integrado en el comedor. Una de las mejores opciones es la instalación de paredes de cristal. De igual manera que un tabique tradicional llega de suelo a techo pero con la característica que una perfilería sujeta un vidrio, permitiendo que la luz fluya en ambas salas. Esta opción además añade un plus de estilismo, ya que tu casa ganará modernidad.

Sustituir el tabique por un cristal templado transparente, por paneles correderos de ese mismo material o incluso paneles plegables enmarcados por un perfil negro (si quieres apostar por la tendencia industrial tan de moda en la actualidad) o blancos (para que sigan a portando luz a la casa, el blanco siempre es una apuesta segura con el que no te equivocas, además podrás combinarlos con el resto de elementos decorativos y colores de tu vivienda). Cuando el cerramiento está completamente cerrado parece un frente de cristal que deja pasar la luz pero se entiende la separación de estancias, en el momento en que se abre todo el espacio vuelve a quedar libre salvo el espacio que necesita para apilarse el cerramiento.

 

  1. Cambiar las ventanas

Puede ser que en tu vivienda sigas teniendo unas ventanas antiguas. Si vas a empezar una reforma integral, no te olvides replantearte esto. Las ventanas supondrán una ayuda para ahorrar energía y además mejorar la calidez y el confort en casa. Acabarás con el ruido de la calle y con las pérdidas de calor en los meses más fríos.

En la mayoría de los casos no suele ser posible ampliar el hueco de las ventanas actuales (pero no está de más consultarlo con un técnico), pero no todo está perdido, a la hora de elegir las ventanas que vas a instalar tras la reforma integral, asegúrate de que sean de perfil fino. Esto puede ayudarte a ganar varios centímetros de luz, no menosprecies esos centímetros ya que cuando la ventana es pequeña, todo suma. No solo te hará ganar más luz este tipo de ventana, sino que la elegancia de un perfil estrecho no se puede comparar a otro tipo carpintería. Quedará mucho más discreto.

 

  1. Abrir huecos verticales

Otra opción muy moderna y que es tendencia en las casas de moda es el rasgado de tabiques. Abrir huecos en nuestros propios tabiques para dejar pasar la luz de una estancia a otra. Si no s introducimos en este mundo las opciones son infinitas; huecos verticales, horizontales, solo en la parte superior del tabique o a media altura, más pequeños o más grandes, que creen una composición de luces… También puede ser una opción dejar el hueco abierto, permitiendo que pasen corrientes de aire que ventilen la casa. Pero si esta idea no te convence, puedes cerrar los huecos con cristales o bloques de vidrio y modernizar tu casa revalorizándola para el futuro.

Debes de consultar por el carácter de tus muros, ya si que si son de carga, no se podrán abrir los huecos que deseas con tanta facilidad.

 

  1. Ventanas en el techo

Si tu vivienda está en un ático o en la última planta del edificio, puedes plantear la idea de abrir una ventana en el techo. Esta instalación en cualquier área de la casa hará que el cambio de luminosidad del antes y del después sea muy sustancial. Hasta los espacios más pequeños que parecían olvidados recuperarán su importancia y se convertirán en ambientes acogedores. Como si fuera una ventana convencional, mira bien el acristalamiento que instalas, el perfil que enmarca o incluso la colocación de persianas. Piensa que la fuga de calor también ocurrirá de igual manera en este tipo de ventanas. Por otro lado, por la orientación y situación que tienen las horas de sol van a ser muchas y es posibles que llegues a un sobrecalentamiento que perjudique el ambiente interior. La instalación de una persiana puede ser la solución, además te dará intimidad y privacidad.

Si en tu caso no es posible una ventana de techo como tal, existe otra revolucionaria idea y son los túneles solares. Estos se instalan a través del techo e iluminan hasta el espacio más oscuro de la vivienda. Tiene sus ventajas ya que aunque va a tener resultados parecidos, la instalación será mucho menos costosa. Por otro lado, al no ser abatibles, están mucho mejor selladas y no habrá ningún problema de aislamiento.

 

  1. Cambio de puertas

Puedes sustituir las típicas puertas de madera por puertas con cristal translúcido, colocar los paneles solo en la parte central o en los lados que cree un juego decorativo o en la totalidad. No olvides las puertas correderas, no es que aporten luz, pero la sensación a nivel visual es diferente que con la de una puerta tradicional. Te ayudan a maximizar el espacio en las estancias más pequeñas de la casa, aportando modernidad.

 

  1. Una mano de pintura

Pintar las paredes en tonos claros mejorarán la iluminación de la casa. Estos colores reflejan la luz en todo el espacio aportando calidez en las zonas más oscuras de la casa. También te recomendamos apostar por las pinturas brillantes o metálicas en vez de las mate.

Pinta los techos de un color más claro que el de las paredes, así proporcionarás a la estancia una sensación de luminosidad.

Ya que te has puesto, puedes aprovechar para renovar la decoración de la casa. Esta es una manera sencilla y económica de solventar los problemas de iluminación, cambiarás la forma en la que la luz incide en los elementos y mobiliario de la vivienda. Piensa en los pequeños detalles, por ejemplo las cortinas. Unas cortinas oscuras y gruesas van a generar sombras en la casa. Opta por las telas translúcidas y por los colores claros, de manera que aunque estén cerradas, pueda entrar la claridad. Si quieres oscuridad total, cuentas con la persiana.

 

  1. Los espejos estratégicos

Los espejos pueden duplicar el alcance de la luz natural en la casa. El aluminio, al acero o el cobre son materiales que también reflejan y te harán ganar luminosidad. Apuesta por una decoración más industrial que incorpore este tipo de elementos y el impacto de la luz natural será mucho mayor ya que esta rebota por esas superficies y se dispersa por toda la habitación.

Reforma integral, estilos y tendencias

Nos referimos a reforma integral, cuando queremos cambiar completamente las características básicas de la vivienda, es decir, distribución, estilo, materiales, estructura o instalaciones.

En una reforma integral van a participar tanto la persona que la necesita, como el estudio o empresa que contrates para realizarla. Deben de estar completamente sincronizados ya que esto te ayudará a reducir los problemas que compenetración. Que ambas partes conozcan lo que se quiere y se va a realizar a la perfección es fundamental, esto ayudará a que los resultados finales sean mejores y por supuesto que se ajusten al presupuesto deseado.

 

  1. Planificación de la reforma

Ahora es el momento de imaginar y de dar rienda suelta a la imaginación. Tratar de plasmar en el papel lo que nos habíamos imaginado para la vivienda y sacar a la luz todos los puntos que se quieren mejorar.

Será muy importante conocer al detalle las medidas de la casa para que no se desaproveche ni un rincón y además poder configurar una acertada distribución. Una vez tengamos proyectada la distribución, podremos pensar texturas, materiales, revestimientos, etc.

  1. Puntos a recordar en la reforma

Siempre dependerá de cada inmueble, suele haber aspectos en común en la mayoría de las reformas. La idea fundamental siempre suele ser buscar espacios más amplios, cómodos y confortables para nuestra vivienda. Transformarla en una vivienda mucho más moderna y funcional. Podemos revisar suelos, techos, baños, cocina, los acabados de las paredes, comprobar el estado de las estructuras, carpinterías, instalaciones, ya que vas a empezar una reforma integral procura que no se te pase nada y que en unos años tengas que volverte a meter de nuevo en una obra indeseada pero necesaria.

  1. Tipo de reforma que vas a realizar

Es importante que conozcamos a la perfección como va a ser la reforma que realicemos en casa y que esta vaya siguiendo la misma línea en todas las estancias de la casa para que sea armoniosa. Por lo tanto debemos seguir un estilo. Existen diversos que son o han sido tendencia y que por lo tanto se convertirán en una buena opción a la que cambiar.

  • Reformas integrales para espacios multiusos: Se trata principalmente de espacios abiertos y donde los usos consiguen mezclarse. Las diferentes estancias de la casa pasan a tener diferentes usos dependiendo del momento del día o de la persona que los esté ocupando. Son espacios cada vez menos delimitados por lo tanto dan sensación de amplitud, libertad y calma.

Hay muchos trucos para conseguir esta sensación de amplitud tan deseada, una de las más importantes es la luz natural. Por pequeña que sea la habitación, si conseguimos que esté bien iluminada, la sensación que tengamos cuando estemos en esa estancia cambiará por completo. Podemos pintar las paredes de colores claros como por ejemplo beige, blanco, gris claro, crema, entre otros, y es importante no recargar las habitaciones con muebles o decoración. También existen objetos clave para darnos esta sensación como por ejemplo los espejos ya que conseguirán que la estancia parezca más profunda.

Tomando nota de estos recursos conseguirás que la vivienda tenga una mayor sensación de amplitud aunque realmente los metros cuadrados sean los mismos.

La retirada de tabiques hará que el espacio quede menos compartimentado y así se podrán comunicar los espacios. Un profesional te ayudará a elegir los tabiques clave que debes retirar tras un análisis de la estructura de la vivienda. No solo tendrán en cuenta los pilares o muros de carga, también es posible que determinados tabiques escondan las instalaciones de alguna de las habitaciones.

  • Reformas integrales para un Loft: Se trata de uno de esos espacios tan tendencia en la actualidad. Surge en los años 50 y aunque ha ido variando con el paso de los años, el caso es que está completamente adaptado a la época en la que vivimos y a las necesidades. Tiene unas características muy específicas: grandes espacios abiertos sin compartimentar, grandes ventanales que dejen pasar la luz. Las dimensiones suelen ser reducidas pero suficientes. Las reformas integrales en loft suelen buscar el cambio de ambiente y su renovación total. Al ser un espacio bastante diáfano, el espacio suele ser acogedor y confortable. Cuando hagas una reforma en el loft aléjate de la monotonía. Intenta diferenciar las estancias para que no parezca todo una misma habitación sino que se va transformando. Diferencia la cocina del salón con el tipo de pavimento, alfombras, acabados, puedes utilizar muebles bajos para hacer la transición de las estancias o incluso elementos constructivos como pilares o vigas descolgadas.

Piensa siempre en las dobles alturas. En este tipo de viviendas no hay que desaprovechar ningún centímetro. Si la dimensión y la altura de la casa lo permite, proyecta una segunda planta en la vivienda para sacar una habitación más a la casa. Si no fuera posible para una nueva estancia, siempre puede venir bien más espacio de almacenamiento o incluso colocar una biblioteca o guardarropa.

 

  • Reforma integral vintage: este es uno de los estilos más tendencia en la actualidad y no muy difícil de conseguir. Empieza tu reforma con un cambio en los acabados de la casa. Comenzaremos por los suelos, suelen ser discretos y sencillos con colores blancos o crema, también la madera tiene cabida en este estilo. Intenta que sea el mobiliario y la decoración quien se lleve el protagonismo. Un suelo laminado por ejemplo puede darte la sensación de retroceder en el tiempo, escoger las tonalidades adecuadas y algún desperfecto para falso desgaste puede darte el toque vintage que buscas. Si eres algo más arriesgado también puedes probar con matices azules o verdes para crear una atmósfera relajante. Paredes de ladrillo pueden aportar un valor añadido a cualquier estancia. Será el contraste perfecto con el resto de la casa o con la decoración. El ladrillo combina muy bien con otros elementos como la madera o el acero, creando composiciones muy ricas. Puedes recuperar los muros originales de ladrillo (generalmente en las paredes medianeras de los edificios) o utilizar revestimientos de las pareces para evocarlo.

El acabado más habitual es el color arcilla, ya que es el natural, pero puedes aplicarle una mano de pintura si cuando has recuperado la pared te has dado cuenta que estaba muy deteriorado el ladrillo o incluso si faltaban algunas piezas. Te aconsejamos que si vas a optar por la pintura en el ladrillo, antes apliques una capa selladora ya que el ladrillo es un material muy poroso. El color blanco puede aportar mucha amplitud y claridad a la casa, pero si lo que buscas es un estilo vintage te recomendamos alguna tonalidad de gris.

Si vas a hacer una reforma de estilo vintage en una vivienda antigua que has adquirido, antes revisa el estado de la vivienda; estructuras, instalaciones de luz, agua, calefacción, etc.

 

  • Reforma integral minimalista: Elegir este estilo tan característico nos dará pautas a la hora de barajar colores, materiales, mobiliario, texturas y por supuesto decoración. Siempre debemos tener en cuenta la armonía y que todos los elementos sean concordantes y estén bien alineados. Procura no acumular elementos y deshazte te todo lo innecesario para darle claridad a la casa. El vacío no significa minimalismo, hay que encontrar un equilibrio. Piensa en el mobiliario y accesorios que son realmente necesarios y funcionales. Cuando hay pocos elementos, todos ellos se convierten en importantes. Todos los muebles deben tener sintonía entre ellos tanto en forma, tamaño, color y textura. No es que todo combine, sino que todo siga la misma línea y nada destaque en exceso. Para que tu reforma integral en un estilo minimalista triunfe no solo tienes que prestar atención a la decoración, también a la iluminación de la vivienda. Es importante como la luz incide en la casa y a partir de ahí plantearnos la distribución de la vivienda. Piensa muy bien la luz artificial que vas a poner y dónde. El objetivo es bañar de luz el espacio para que de la sensación de paz y elegancia deseada. Si tu casa no es muy luminosa de por sí, puedes ayudarla con los colores claros y lisos. Blanco, beige, madera, gris pálido, son colores que ayudan a dar ese ambiente de tranquilidad y armonía en una decoración minimalista. Una tendencia que está arrasando es utilizar el blanco de color principal y utilizar otro mucho más llamativo como color secundario, esto no hará que pierda el toque minimalista pero le dará un ambiente más fresco y moderno.

¿Una reforma integral o una reforma parcial de vivienda?

¿Lanzarse a una reforma integral o emprender una reforma parcial?

Si no has pensado suficiente en ello, puede que al hacerte la pregunta te hayas respondido sin duda que una reforma total. La reforma integral es el anhelo de cualquiera que quiera conseguir la casa de sus sueños y no haya pensado de verdad en ella.

Desde luego, una reforma integral es una forma rápida de conseguir esa casa de tus sueños. Pero empezar por una reforma parcial no quiere decir que renunciemos a ella.

Si reformamos la casa poco a poco, también podemos llegar a conseguirla. Y a veces, tomarnos tiempo para ello puede ser ventajoso.

El económico no es el único factor que determina una reforma. Sin embargo, no podemos engañarnos. Debemos admitir que es uno de los más condicionantes. Por ello, hemos decidido dedicar un apartado único a hablar del precio de una reforma de tipo parcial y del de la reforma integral de una vivienda.

En general, la reforma parcial cuesta más que la reforma integral. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el presupuesto necesario puede ser menor en el primer caso.

A la larga, si pretendemos reformar por completo una vivienda, la reforma integral o acometer el proyecto de una sola vez, nos costará menos. Los presupuestos de profesionales para una reforma integral pueden contar con descuentos, con ofertas o pueden presupuestarnos bajo un margen comercial menor, frente a los ofrecidos para una reforma parcial. La compra de materiales también puede tener descuento por cantidades más altas. Y todo ello puede abaratar el precio total de la reforma. No obstante, la inversión será muy alta.

Por eso, aunque a la larga cuesta algo más, es posible que debamos elegir una reforma parcial tras otra, hasta la reforma total. Si no disponemos de un presupuesto alto que cubra la integral y no queremos endeudarnos, podemos valorar como ventaja la reforma parcial que necesitará un presupuesto inmediato mucho menor. Y es posible que hasta nos demos cuenta de que no necesitábamos una integral para conseguir la casa de nuestros sueños.

Dijimos al comienzo que el anhelo de muchos es la reforma integral de la vivienda. Soñamos con una casa. Y creemos que tener esa casa soñada es posible solo con una reforma integral a nuestro gusto. Pero ¿es así?

Lo principal es tener claro por qué queremos reformar. ¿Qué queremos? Pero también ¿qué necesitamos?

Puede ser que la reforma esté destinada a abordar un problema de edad de la vivienda, reparar algo que no funciona o evitar que deje de hacerlo.

Puede ser también que el único objetivo de la reforma sea mejorar o adaptar la estética de la vivienda a nuestros gustos y deseos; por simple estética o por optimizar el espacio.

En cualquiera de los casos, hay que diferenciar qué necesitamos de qué deseamos. No se trata de renunciar a nuestros deseos, se trata de no mentirnos a nosotros mismos.

Licencias diferentes para una reforma integral o parcial

Deberemos tener en cuenta también que existen diferentes tipos de licencias que deberemos solicitar al Ayuntamiento y estás variarán en función de las obras que deseemos realizar, pero a groso modo, una reforma integral requerirá una tramitación de licencias un poco más compleja.

Otros costes de una reforma

Aunque el primer factor inconveniente de una reforma en el que pensamos es el del coste económico, cuando acabamos la obra lo que más comentamos es el tiempo que ha costado, las dificultades que hemos tenido o hasta los permisos que necesitamos para poder realizarla.

Si el tiempo que costará la reforma tenemos que vivir en la vivienda,  tendremos que valorar que eso será un inconveniente.

Aunque si vivimos en otro lugar durante la ejecución de la obra, también habrá que valorar posibles costes. En cualquier caso, hay que pensar en ello.

Durante la obra, algunos espacios van a quedar abolidos temporalmente.

El baño o la cocina pueden ser las zonas reformables que más inconvenientes presentan al tener que inutilizarlos temporalmente. Hay que pensar en buscar alternativas durante el tiempo de la reforma.

Para obras mayores, algo más que pintar una pared por ejemplo, necesitaremos permisos para hacer la reforma.

Aunque algunos ayuntamientos pueden solicitar pago económico por estos permisos, intentar pasar por encima de ellos puede ser un inconveniente mayor.

También lo hemos mencionado varias veces; pedir permiso a la comunidad es importante.

Se encuentre reflejado en los estatutos comunitarios o no, la educación y evitar posibles conflictos, nos obliga a comunicar las obras de reforma a los vecinos.

Reforma integral estilo industrial

Se trata de un estilo que se asemeja a la industria de la década de los 50, puede tener un aspecto frío y mas bien rudo, pero si se combina con una decoración y mobiliario más confortable, puede dar unos excelentes resultados.

Reforma inetgral Estilo industrial

En este tipo de reformas, los grandes ventanales que llenen la habitación de luz, tienen un papel muy protagonista. También hay que prestar especial atención a las zonas de paso, prevaleciendo los espacios diáfanos. Se trata de aprovechar al máximo pilares, columnas, vigas, paredes de ladrillo, arcos, bóvedas y todo aquella parte constructiva de nuestra casa que veíamos como defectos y convertirlos en virtudes.

 

  1. Pilares y columnas

Además de su evidente función estructural, pueden tener un papel importante en la decoración de tu vivienda. Nos pueden ayudar a hacer la transición de los espacios. Dale personalidad a tu casa y hazla única con estos pequeños detalles.

También puedes utilizar el pilar como el eje decorativo de la casa, en vez de aislarla, inclúyela dentro de la composición como si fuera un elemento más. Cerca de una lámpara de pie y al lado de la alfombra, hará que el espacio quede completamente enmarcado.

Otra idea para darle un toque industrial a la vivienda puede ser, a partir de una columna de hierro que tengamos en la vivienda, colocar la encimera de aluminio por ejemplo, la columna ejercerá de falso pie para la cocina y le dará un aire muy renovado.

Incluso si tu casa es un dúplex, puedes aprovechar y utilizar la escalera como eje de una escalera de caracol para conectar las dos plantas de tu vivienda. Haz que tu vivienda sea estética y funcional a la vez.

 

  1. Recupera las vigas

En una reforma integral puedes recuperar las vigas de la estructura y dejar las vistas. Esto le dará un toque muy industrial a la vivienda y mejorará mucho su estética. El estilo industrial apuesta mucho por la belleza de la estructura desnuda, tratando de conservar la estructura original. Las vigas no tienen por qué ser de madera, estás también te darán excelentes resultados sin son de hormigón o de acero. Es un pensamiento popular pensar que este tipo de vigas da una sensación fría, puedes pintarlas del mismo color que el techo para contrarrestar ese efecto y además no renunciar a la estética de las vigas vistas.

Si tus vigas son de madera aprovéchalas, darán un toque de confort a la casa, te aseguramos que quedan bien en cualquier habitación, aunque de esta manera quizá le des a tu casa un toque más rústico.

 

  1. Paredes de ladrillo

Si en tu cabeza te imaginas tu casa como ese loft neoyorkino de los 80, una pared de ladrillo visto puede ayudarte y mucho. Es un hecho que son tendencia en el diseño de interiores y se puede adaptar a cualquier espacio de la vivienda.

Se trata de un material resistente, duradero y muy fácil de mantener. Esto te puede ayudar a dar un cambio a tu vivienda sin la necesidad de una gran inversión.

Hay mucha variedad en los acabados de una pared de ladrillo visto:

  • Color arcilla: esta es sin duda la más habitual y se convierte en una apuesta segura.
  • Envejecido: también suele ser habitual las paredes con imperfecciones que le dan un toque mucho más personal. Alguna mancha puede crear un look vintage también muy tendencia.
  • Ladrillo blanco: Cuando la pared está bastante deteriorada o falta algún que otro ladrillo, esto se convierte en una buena opción para darle un lavado de cara y aportarle homogeneidad a tu pared de ladrillo visto.
  • Combinada: Es un material comodín, así que puedes combinarlo sin ningún problema con otros materiales como por ejemplo el estuco, hormigón, microcemento o acero.

Como hemos comentado, puedes incluirla en cualquier estancia de la casa:

  • Salón: Proporciona un toque sofisticado, puedes dejarla al natural o pintarla de colores, el caso es que conseguirá la atención de todos los que visiten la vivienda. Piensa en la iluminación y donde vas a colocarla, también en la distribución que tiene tu salón y cual sería la pared indicada o si necesitas una remodelación. Vas a incluir un elemento muy potente y necesita un tiempo para proyectarlo.
  • Cocina: Puedes combinarla con madera para los accesorios o con metal para la mesa de apoyo. Microcemento para la encimera, no importa el material que eliges que será fácil de combinar con la pared de ladrillo visto, proyectarás un ambiente muy acogedor.
  • Cuarto de los niños: Puede sonar rompedor, pero si puntas el ladrillo de un color pastel o crema, conseguirás una textura que les encantará, sin convertirlo en un ambiente demasiado atrevido.
  • Baño: Optar por una pared con efecto desgastado puede ser una muy buena solución para tener un estilo industrial en tu baño. Puedes dejar vistas alguna parte con acero o con cemento. Aprovecha la iluminación tanto natural como artificial. Hay que advertir que este tipo de pared puede dar la sensación de agobio si el baño es muy reducido, ten en cuenta las medidas de tu baño.

Reforma Estilo Industrial 2

  1. Instalaciones a la vista de todos

Se ha convertido en un recurso decorativo y muy utilizado debido a la popularidad del estilo industrial. Esta solución no solo tiene beneficios estéticos sino también funcionales.

Por lo general cada vez que tenemos que hacer cambios en la instalación o incluso solo una revisión nos tememos lo peor pensando que vendrán obras y reformas.

  • Este tipo de instalaciones hará que los cambios y revisiones sean mucho más económicos en el futuro, ya que su mantenimiento es muy sencillo. No hace falta que quitemos la anterior instalación, podemos dejarla tal y como está en el interior de paredes y suelos, y realizar una segunda instalación por el exterior.
  • Su instalación es sencilla y además te permitirá tantos cambios y diseños como gustes. Si cambias de distribución y necesitas mover el mobiliario, este tipo de instalación te permitirá cambiar enchufes o interruptores si lo deseas.
  • Su mantenimiento es básico, en el caso de que hubiera algún problema, al técnico le resultará mucho más sencillo encontrar el problema y posteriormente solventarlo.
  • Medidas de seguridad. En el caso de cables por ejemplo, es necesario que estén muy bien cubiertos para evitar el deterioro. Cuando hablamos de las instalaciones vistas no nos referimos al estado de las casas antiguas, necesitas que un técnico te asesore y te de un proyecto de instalación para estar siempre de cara a la seguridad.

 

Algunas ideas con instalaciones vistas pueden ser:

  • Tuberías: por ejemplo en el cuarto de baño o cocina. Dejar al aire las tuberías de cobre te ayudará a crear un ambiente mucho más cálido. En los sanitarios también puedes actuar por ejemplo dejando a la vista el sifón del lavabo. Si el color de la tubería no te convence, siempre puedes pintarla.
  • Instalación eléctrica: La canalización eléctrica vista es muy versátil y se adapta a todo tipo de estancias. Puedes dejar que se vean los tubos que recorren los cables, las cajas de la luz o incluso los mecanismos de los interruptores.
  • Conductos de ventilación: Dejar al aire los tubos del aire acondicionado no solo crea en tu vivienda un ambiente industrial e interesante, sino que además te evita tener que proyectar un falso techo que te haga reducir la altura libre de tu hogar.

 

  1. Puertas

Las puertas de estilo industrial son una tendencia muy demandada en la actualidad. Hay de infinidad de materiales, tipos y formas. Por ejemplo incluir cristal en la puerta, hacerla corredera o que tenga un material industrial como el acero, transformarán por completo la estancia. Mejoran la apariencia interior del hogar, creando un ambiente más abierto y acogedor.

Se trata de puertas con paneles de cristal reforzado, cuya transparencia dependerá de los gustos y preferencias, suspendidos con perfiles de metal (hierro, acero o aluminio).

Suelos para una reforma integral

Todos los detalles cuentan y tienen su importancia a la hora de hacer una reforma integral. La elección de los materiales que usarás también es una de las decisiones más importantes y es normal que tengas dudas debido a la gran variedad que hay.

El que un espacio parezca más o menos confortable, que cuente con tu personalidad, más frío o más cálido, más rústico o más elegante, todas estas decisiones se tienen que tomar con una consideración previa porque te acompañaran cada día durante mucho tiempo en casa.

En este artículo te daremos algunas pautas a seguir en la elección de un buen material para cada uso y estancia.

Antes de empezar tenemos que hablar del presupuesto. Cada persona se marca uno máximo a la hora de hacer la reforma integral, y eso también pone el límite en el momento de elegir un material u otro. Esta cantidad de dinero se iré dividiendo en las correspondientes partidas de la reforma y una de estas serán los materiales (de mayor o menor calidad según el presupuesto). La ayuda de unos buenos profesionales puede ser crítica para que esto no sea del todo así, y poder conseguir muy buenos materiales y resultados con un presupuesto más humilde. Lo importante es administrar bien el dinero y no despilfarrarlo, actuar con cabeza y asesorado.

Los materiales y acabados te darán la posibilidad de crear diferentes ambientes que luego tu mismo reforzarás con mobiliario y decoración.

Cuanto más decididos tengas los materiales que vas a utilizar, más preciso será tu presupuesto.

Ten en cuenta que intervienen mucho factores en el hecho de elegir un material u otro ya que no es igual el tipo de casa (de la playa, en el campo, piso en el centro de la ciudad), el estilo decorativo que más se adapta a ti (minimalista, recargado, arriesgado, alternativo, ecológico), o por ejemplo las condiciones climatológicas del lugar. Dependiendo de estos aspectos entre otros, tendrás que elegir materiales.

Aquí te dejamos algunos consejos a tener en cuenta a la hora de la elección:

 

  1. Busca equilibrio y unidad entre los materiales que elijas.

No significa que no se puedan crear contrastes para cambiar de estancia, sino que es importante que exista una armonía global en la vivienda. Por ejemplo, puedes combinar un suelo de parquet en la vivienda y en los cuartos húmedos como cocina o baños, utilizar baldosas hidráulicas. Estos contrastes casan a la perfección y le da un aspecto muy moderno.

 

  1. Haz distinción entre los materiales interiores y los exteriores.

Utiliza cada uno de los materiales donde corresponda. No es recomendable mezclarlos ya que no están destinados para eso y pueden surgir luego problemas. La durabilidad y resistencia de un material va ligada a las características del ambiente. Colocar baldosas en la terraza no será la mejor idea, aunque sean resistentes, lo son para el interior de la vivienda donde no hay cambios tan drásticos de temperatura. Mejor colocar algún tipo de piedra que nos garantice calidad.

 

  1. Apoyarte en el material para las sensaciones.

Si tu casa no cuenta con muchos metros cuadrados, puedes sacar partido del material y apoyarte en él para que parezca más grande. Por ejemplo, en un baño de dimensiones reducidas puedes optar por baldosas de dimensión media – grande para evitar que haya muchas juntas y en tonos claros. Si te gustaría que tu salón diera sensación de calidez puedes optar por parquet o tarima para lograrlo.

 

  1. Porcelánicos.

Es importante pensar en el mantenimiento que necesita cada material y el tránsito que tiene nuestra casa. Hay veces que por mucho que nos guste un tipo de suelo, no es compatible con el ritmo de vida de la vivienda. Un suelo de madera con una mascota tampoco es de las mejores ideas, puedes plantearte suelos laminados o vinílico que imite la madera. Tendrás unos resultados similares pero resulta más sencillo de colocar (abaratando la mano de obra) y es más resistente.

Del mismo modo pasa en las paredes. Por ejemplo en la cocina, un azulejo que tenga muchas hendiduras donde pueda acumularse suciedad no será una buena idea. Hay que pensar más allá del diseño.

 

Una vez comentados estos consejos, hablaremos de los materiales y cual puede adaptarse más a ti y a tus necesidades.

 

TIPOS DE SUELOS

El suelo es un cambio fundamental para dar un cambio de imagen en la vivienda. Colocar un material de calidad será decisivo y nos dará seguridad, comodidad, confort y aislamiento.

 

  1. Tarima flotante o suelos laminados.

Es uno de los materiales más utilizados en las reformas integrales. No solo por su fácil instalación, sino por los resultados. Dotarás a la vivienda de la calidez que estabas buscando a un precio reducido. No necesitan mucho mantenimiento de acuchillarlos o de barnizarlos, aunque si es cierto que no soportan bien la humedad. Si tu casa está en una zona húmeda y te has decantado por este tipo de suelo, también existen con propiedades de antihumedad pero ya no será tan económico.

 

  1. Parquet.

También es muy utilizado en las reformas para aportar confort, elegancia y buen aislante térmico a la vivienda. Tiene un contra y es el mantenimiento periódico que necesitan, además no resisten muy bien los cambios de temperatura.

 

  1. Cerámicos.

Dependiendo del tipo de barro que se haya usado, dará una calidad u otra. El gres es el suelo cerámico más popular con una durabilidad muy alta ya que está formado por una clase de barro muy resistente. Si es una baldosa gres rectificado además de ser muy resistente, será fácil de limpiar y de mantener, claro está que la cerámica no dará la sensación de calidez que te puede aportar la madera. También cabe señalar que no son muy resistentes ante los golpes secos y no es de extrañar que se rayen.

  1. Porcelánicos.

Son suelos cerámicos pero hechos con una sola cocción, de tal manera que son más resistentes frente a roturas y además permiten la imitación de otros materiales como por ejemplo de la madera, el mármol o la piedra natural. Tiene una solida composición y apariencia, por lo que se puede incluir en espacios de gran afluencia y tránsito o incluso en fachadas. Estos suelos absorben muy poco agua y no tienen problema en los cambios bruscos de temperatura. Al ser tan resistentes, puedes encontrar baldosas de mayor tamaño que de cualquier otro material.

 

  1. Vinílico.

Es un suelo autoadhesivo que se instala bajo planchas o en láminas, por lo tanto su instalación no requiere de gran dificultad. Son bastante económicos, fáciles de limpiar y la variedad en sus diseños es infinita. Puedes colocarlo en cualquier parte de la casa pero hay que tener en cuenta que su calidad y resistencia no es muy elevada ya que su principal componente es el plástico.

 

  1. Piedra natural.

Es una muy buena opción como material para tu reforma integral. Puede que su precio es lo menos atractivo, pero si puedes permitírtelo, es un acierto seguro. El tipo de piedra que utilicemos hará variar su coste sustancialmente. Son suelos resistentes, garantizan durabilidad, versatilidad e impermeabilidad. Además puede convertirse en un elemento clave de la decoración de tu casa, por lo tanto busca una piedra que se adapte al estilo de tu casa.

Para un suelo interior podemos recomendarte 3 tipos de piedra:

  • Mármol: Una de las piedras naturales más duras y resistentes del mercado. Es una piedra conocida por su belleza y elegancia.
  • Pizarra: Este tipo de piedra tiene la capacidad de adaptarse a todo tipo de estilos. Este tipo de suelos suelen ser resistentes y consistentes. Tiene un tono característico negro, por lo que lo convierte en un aliado muy elegante y exclusivo.
  • Caliza: Puede destacar por su ligereza y simplicidad. Aunque existen una gran variedad de tonos de esta piedra. Ser un material tan poroso también hace posible que se pueda instalar en exteriores.

Dentro de los suelos de piedra natural exteriores recomendamos 2 tipos:

  • Travertino: Se trata de una variación del mármol. Es un material tan bello que convierte cualquier espacio donde se coloque en un espacio exclusivo y único. También tiene unas características internas que lo convierten en un material sencillo para trabajar.
  • Cuarcita: Se trata de un material muy utilizado por sus características. Alta resistencia a los cambios de temperatura, durabilidad y absorción de agua. De manera natural se encuentra en tonos marrones pero es posible que esté disponible en tonos blancos o negros.

  1. Microcemento.

Su aspecto imita al hormigón pulido, por lo tanto si quieres que tu vivienda tenga un aspecto industrial moderno, es una opción que está muy de moda. Este tipo de suelos no genera escombros en la construcción, se adaptan a cualquier superficie (por lo que no hará falta quitar el suelo anterior para instalarlos, excepto si es parquet) y no son porosos, así que tendremos una superficie sin muchas juntas e impermeable. Son suelos que no se deben limpiar con lejía o productos que la contengan.

Reforma integral o reforma parcial en vivienda

Es normal que en el momento de dar el paso de actualizar tu vivienda, no sepas si hacer de una reforma total o parcial, interviniendo solo en algunas de las estancias.

  1. Reforma integral de una vivienda.

Como todo proceso encontramos aspectos positivos y negativos aunque siempre recomendamos una visión a largo plazo.

Ventajas

  • Crea un espacio adaptado y personal para ti y tu familia. Crear una nueva distribución, más diáfana o compartimentada dependiendo de nuestras necesidades.
  • No se corre el riesgo de tener que realizar obras por duplicado. Si hacemos una reforma integral evitaremos a la larga que se tengan que rehacer reformas. A la hora de pintar por ejemplo, poner el suelo y más tarde tener que cambiar una instalación. De esta manera nos olvidaremos de reformas por mucho tiempo.
  • Revalorizar el piso de una forma muy considerable. Si la reforma integral está bien hecha por parte de una buena empresa, el valor de mercado del piso aumentará considerablemente por su eficiencia, los espacios, siempre tiene más valor un inmueble reformado.
  • Revisar las instalaciones de luz y agua. Cuando las instalaciones son antiguas, es cuestión de tiempo que empiecen a dar problemas. Si nos embaucamos en una reforma integral, es buen momento para prestar atención a las instalaciones de la vivienda.
  • Apostar en aislamiento térmico. Invertir en confort en el hogar siempre es una buena inversión, y notarás la diferencia en el ahorro de climatización tanto en invierno como en verano.

Inconvenientes

Son pocos los puntos en contra de una reforma integral.

  • Las reformas pueden durar un tiempo considerable así que se recomienda tener una vivienda donde poder estar durante la espera.
  • El presupuesto es mayor que en una reforma parcial, pero no hay duda de que si sumas los presupuesto parciales que has ido haciendo, acabarías ahorrando si te decidieras por una reforma integral.
  • Se puede dar el caso, dependiendo de la zona, que tengas que avisar a tus vecinos para la reforma. En la mayoría de los casos no supone impedimento alguno para el proceso.

 

  1. Reforma parcial de una vivienda

Decidirse por ir reformando cada parte poco a poco también es una opción.

Ventajas

  • No será necesario buscar un sitio donde alojarte mientras se lleva a cabo la reforma puesto que algunas de las estancias están libres. Aunque quizá más tarde tendrás que realojarte en otra de las habitaciones si luego tengan que pasar por esa habitación para hacer alguna intervención.
  • Pequeñas reformas también pueden darle a tu vivienda una nueva imagen si sabes bien donde actuar. Si lo que quieres es ser eficaz y acertar, contacta con profesionales que te hagan ahorrar dinero y no duplicar la reforma en unos años.
  • El presupuesto será mucho menor y lo notarás. Esto es obvio, estás efectuando menos obras y será necesaria menos mano de obra.
  • La remodelación de un baño o de una cocina también ayudará a revalorizar tu casa de cara a una posible venta.

Inconvenientes

  • Si es una vivienda antigua que necesita una reforma integral pero aún así decidimos hacer una parcial, es posible que se ralentice porque surgirán impedimentos de materiales, de deterioro de elementos. Este tipo de imprevistos pueden llevarte a una reforma más cara de lo que pensabas sin haberla proyectado.
  • Si la reforma parcial fuera en la cocina o en el baño (y solo contamos con uno en toda la casa) si que es recomendable buscar otra vivienda donde esperar, ya que podría entorpecer los tiempos estipulados de la reforma y prolongarla.
  • Puede llegar a desestabilizar el hecho de que partes de la casa si se hayan reformado y en cambio otras sigan teniendo aspectos a mejorar. No tendrás la sensación de estar en un ambiente nuevo y homogéneo pese al desgaste de la reforma y al desembolso económico.
  • El momento de terminar la obra, empezarás a plantearte la siguiente obra que necesita la casa y no llegarás a disfrutar la obra ya realizada. Esto puede llevar a un desgaste mental.

Errores en reforma integral cocina

Si estás cansado de tu cocina y ya no aguantas más para tener la cocina que siempre te has imaginado, es tu momento. Comienza a imaginar y a proyectar como querrías que fuera. Nadie mejor que tú sabe las necesidades que tenéis en casa y como debe de ser. Pide ayuda a profesionales porque tu experiencia podrá darte ideas que no se te habrían ocurrido. Ahora es el momento de crear e imaginarte tu cocina ideal.

En esta última época las cocinas se sitúan a la cabeza entre las remodelaciones que se hacen en una casa. Tenemos normalmente claro que es lo que queremos cambiar y como queremos que quede pero, no es de extrañar que a lo largo del proceso de la reforma surjan imprevistos que no teníamos reflejados en el proyecto y haga que esta se retrase y alargue más de la cuenta. Por lo tanto, te recomendamos que antes de empezar la reforma eches un vistazo a estos errores que son bastante comunes entre nuestros clientes pero muy fácil de evitar.

 

  1. No ponerte en las manos de un buen profesional.

Entenderán perfectamente nuestras necesidades y lo único que quieren es ayudarnos y que salgamos satisfechos del proceso. Ellos nos harán preguntas acerca de nuestros hábitos para saber cuánto espacio necesitará cada estancia o directamente para entender nuestras necesidades en la cocina; cómo distribuirla,  cuánto almacenaje vamos a necesitar, en resumen, una cocina que se adapte perfectamente a nosotros. Es importante que la persona en la que depositas tu confianza conozca que tipo de cocineros somos, de esta manera podrá hacer un diseño más o menos ergonómico de la cocina, unas alturas u otras en el mobiliario, para evitar futuros dolores de espalda, por ejemplo.

Partiendo del presupuesto que nos hemos marcado desde el principio, el técnico nos asesorará para hacerlo de la mejor manera y no cometer ningún error. Es importarte preguntarle a cerca de los tiempos que estima para la reforma para que nosotros nos hagamos una idea y luego no nos llevemos sorpresas.

No te preocupes, te ayudarán a que tu cocina sea única para ti, funcional y práctica.

 

  1. Olvidarnos de las instalaciones a la hora de reformar.

Es muy importante que tengamos en cuenta todos los residuos que podemos generar en la cocina y por lo tanto como vamos a gestionarlos para que desaparezcan. Un buen aparato de extracción que solucione los olores en la cocina que se puedan extender por toda la casa, necesitará de un análisis para conocer la aspiración que va a necesitar y la salida al exterior posible en cada caso. Te recomendamos que para mejorar su eficiencia sea lo más corto y recto posible, siempre teniendo en cuenta la normativa.

Puedes colocar el fregadero frente a la ventana y un grifo llamativo y plegable, puede ser que sea algo más costoso que una cocina tradicional pero si pasas mucho tiempo en la cocina, te valdrá la pena la inversión.

Es mejor dejar un espacio prudencial de encimera entre el fuego y el fregadero, lo ideal es colocar la vitrocerámica en una isla para cocinar más cómodamente, pero si no es tu caso, con una distancia conveniente será más que suficiente. También es conveniente situarla lo más alejada de corriente de aire (sobretodo si tenemos cocina de gas), del espacio de comedor o de las estancias con las que linde (en caso de que sea una cocina abierta).

Tampoco puedes olvidarte de la instalación eléctrica. Una cocina debe estar muy bien iluminada y por supuesto suficientes enchufes. Piensa por un momento la cantidad de electrodomésticos que activas mientras cocinas. Cuando estés diseñando la cocina, piensa también dónde quieres colocar los puntos de luz y los enchufes para que cuando los albañiles empiecen la reforma los coloquen ellos donde les parezca más acertado. Asegúrate de que todas las instalaciones quedan sobre el falso techo y entre los revestimientos de las paredes. Una vez terminada la reforma con los materiales que revisten ya colocados, serán mucho más difícil y costoso de mover. No cuesta nada dedicar un tiempo a pensarlos y te ahorrara quebraderos de cabeza pasado el tiempo.

 

  1. No pensar en la funcionalidad.

Cuando diseñamos una cocina solemos pasar mucho más tiempo pensando en el diseño y la estética que en lo realmente funcional. Por ejemplo, los electrodomésticos. Es importante conocer las fichas técnicas de los electrodomésticos y saber si van a necesitar una ventilación, toma de agua o de luz, huecos para colocarlos mayores de lo que habíamos proyectado y ahora no nos entran, alturas o anchos mínimos, diámetros para las salidas, etc. Siempre hay que tener en cuenta estas necesidades ya que suponen detalles esenciales que pueden provocarnos que no entren los electrodomésticos que ya tenemos comprados o encargados.

Otro fallo en la funcionalidad es no tener en cuenta el almacenaje. Ten esta frase clara: en una cocina nunca se tiene suficiente almacenaje. Es primordial diseñar la cocina aprovechando al máximo cada rincón. Si por ejemplo tienes una altura libre considerable, puedes colocar armarios en esta zona y usarlos para almacenar lo que utilices menos, por el contrario, reserva los armarios de altura media para los utensilios de diario que necesites más a mano.

Recuerda que la cocina ante todo tiene que ser práctica y cómoda para cocinar, que es la principal función. Busca que siempre tengas estos tres módulos bien dotados: preparación, elaboración y almacenaje.

Por último dentro de la funcionalidad, intenta utilizar materiales que sean fáciles de limpiar. Piensa que en esta estancia es muy fácil que salten salsas, se manche de aceite o similar, por lo tanto los papeles pintados o pinturas no son la mejor opción. Usa revestimientos más resistentes a detergentes o desinfectantes como el cristal, el acero, la piedra o la cerámica.

 

  1. Pasar por alto las barreras arquitectónicas.

Siempre hay que estar atento a los posibles obstáculos arquitectónicos que se ponen en nuestro comino. Considera cada detalle y hazlo tuyo, utilízalo para darle ese toque único a tu cocina. Si por ejemplo quisieras abrir la cocina al salón y tienes un pilar cerca, puedes utilizarlo de separación o para colgar un espejo o una estantería que sirva de transición entre una estancia y otra. En este punto es más importante si cabe que las personas que tienes a tu disposición sean profesionales. Ellos te dirán con seguridad si es posible mover un tabique o picar para ganar centímetros en un pilar. Si es un falso techo o si podemos desplazar la ventana a nuestro gusto. Dentro de que tienes que proyectar y dar rienda suelta a tu imaginación, existen unos límites que un profesional te dirá y te ayudará a explotar al máximo.

 

  1. Solo pensar en la estética.

Este apartado es fundamental y aunque ya hemos hablado de la importancia de la funcionalidad en la cocina, es necesario hacer un apartado exclusivo para esto.

Las cocinas abiertas al salón están cada vez más de moda y es normal. Una cocina que derriba los tabiques y se convierte en una estancia mucho más amplia y luminosa. Das paso a un espacio multifuncional y versátil, pero no es oro todo lo que reluce.

Hay que tener en cuenta muchos más aspectos que el estético.

En el momento de tirar la pared pueden aparecer sorpresas, es recomendable que midas y dibujes bien como va a ser el resultado antes de actuar, puede ser que el abrir ese espacio no te aporte el resultado esperado entorpeciendo la distribución del salón.

También hemos encontrado casos en que la pared de separación albergaba la instalación y esto multiplique el presupuesto bastante. También se ha dado en caso en el que la cocina y el salón tenía un pequeño desnivel, por lo que se tuvo que subir o bajar le suelo de una de las habitaciones para igualarlo, y eso si que puede ser un gran desembolso inesperado.

Ten en cuenta la iluminación de ambas estancias y procura que creen un espacio armonioso una vez las juntes. Por supuesto si abres la cocina, los acabados de ambas salas deben de estar relacionados para crear un ambiente uniforme. La cocina y todo el mobiliario que la conforma debe de convertirse en una pieza más del salón.

Uno de los puntos más importantes y funcional es la campana extractora. Olvídate de una campana escultórica que luego no sea eficaz, busca un modelo empotrado al techo que apenas se vea pero que te garantice la absorción de olores sin un ruido excesivo.

 

  1. Confundir los profesionales.

Te advertimos que no es lo mismo el profesional de cocinas que el reformista. Es decir, una persona escuchará tus ideas y las diseñará y proyectará en el papel para que se hagan realidad. El otro será quien ya con esas ideas, las materialice. Puede ser que en la misma empresa cuenten con ambos profesionales pero sino, tendrás que contratar a profesionales diferentes y cada uno tendrá sus márgenes de beneficios.

En casos puntuales como puede ser la reforma de una cocina, quizá no sea necesario un interiorista puesto que la misma empresa de reformas te dará un asesoramiento individualizado, pero si quisieras hacer una reforma integral una empresa de diseño podrá darte muchas más ideas ya que cuentan con una experiencia mucho más amplia en ese sector. Esto será un plus de buenos resultados en tu reforma.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Teléfono: 655-03-44-55
Hello. Add your message here.